Colombia y la FARC firman el histórico acuerdo de paz

El gobierno de Colombia y la guerrilla FARC firman hoy un acuerdo de paz que se encamina a poner fin a más de medio siglo de conflicto armado.
Durante casi cuatro años de diálogos en Cuba, el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se marcaron una hoja de ruta de seis puntos para terminar con un enfrentamiento que ha involucrado a otras guerrillas, paramilitares y fuerzas del Estado, con un saldo oficial de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6.9 millones de desplazados.
El pacto de La Habana, un complejo texto de 297 páginas, prevé en esencia que las FARC se desarmen y se conviertan en un partido político, pero sólo entrará en vigor si es aprobado por los colombianos en un plebiscito el 2 de octubre.
Con Cuba y Noruega como garantes y Venezuela y Chile como acompañantes, además del apoyo de Estados Unidos, el papa Francisco y Naciones Unidas, el acuerdo de paz contiene diversos conflictos.

Fusiles fundidos.
Activo desde 1964, el conflicto con las FARC está prácticamente detenido desde julio de 2015 cuando los rebeldes suspendieron de forma unilateral sus acciones y el gobierno, en respuesta, interrumpió los bombardeos meses después.
Con el acuerdo de paz vigente, entrará a regir el alto al fuego bilateral y definitivo en todos sus términos. Entonces, la guerrilla entregará la lista completa de sus miembros (el gobierno estima que son unos 7.000 combatientes, más un número similar de milicianos y colaboradores), que se concentrarán temporalmente en 28 puntos de Colombia para, en un plazo de seis meses, dejar las armas y reincorporarse a la vida civil. Todo esto se hará bajo verificación de un órgano tripartito compuesto por el gobierno, los rebeldes y observadores desarmados de la ONU. Los fusiles serán fundidos y se levantarán tres monumentos.

Compartir