Comenzó con escándalo la sesión final del juicio político a Dilma Rousseff

El sesión final del juicio político contra la presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, comenzó hoy con escándalo en el Senado, donde se cruzaron acusaciones de “falta de moral”, “aspirador de cocaína” y “esclavista”, lo que atrasó gran parte del cronograma trazado para escuchar a testigos del proceso de destitución.
Los senadores del Partido de los Trabajadores (PT) hicieron decenas de cuestiones de orden del régimen interno, dilatando el inicio del proceso, y eso elevó los ánimos en la sesión histórica que dirige en el Senado el presidente del Supremo Tribunal Federal, Ricardo Lewandowsi.
“Este Senado no tiene estatura moral para juzgar a una presidenta como Dilma”, dijo la senadora Gleisi Hoffman, ex jefa de gabinete de Rousseff, lo que inició el revuelo generalizado de sus rivales, que respaldan al interino Michel Temer.
Rápidamente reaccionó el jefe del bloque del conservador Demócratas, el ganadero Ronaldo Caiado, aliado de Temer: “Yo no le robo a los jubilados”, dijo, en referencia a que el marido de Hoffman, el ex ministro Paulo Bernardo, fue denunciado por fraude en el sistema de créditos a los pensionados.
A Caiado lo cruzó otro senador del PT, Lindberg Farias, quien le recordó su alianza con un senador condenado por corrupción y lavado de dinero, Demóstenes Torres.
“Pido antidoping para él. No aspires aquí”, le respondió Caiado, en medio de una discusión generalizada y gritos del presidente de la corte para reducir la tensión.
Al final, la senadora Hoffman le respondió a Caiado por su condición de ganadero del estado de Goiás: “Usted es de la banda del trabajo esclavo”.
En un receso de la sesión, Farias dijo sobre Caiado: “El nos quiere tratar como trata a la gente en sus haciendas”.
La base de apoyo a Rousseff logró ganar tiempo a través de recursos y hasta intentando evitar la convocatoria de uno de los testigos de esta tarde que sostienen que la mandataria violó la ley fiscal, un argumento que según el PT no es un atentado a la Constitución y por ello lo que está en marcha es un golpe.
En el Palacio de la Alvorada, Rousseff se prepara, siendo interpelada por diputados y asesores, para el interrogatorio al que será sometida el lunes.
El PT pidió anular el juicio luego de que la prensa publicara que el interino Temer le pidió al titular del Senado, Renán Calheiros, acelerar los plazos del proceso para terminar el martes 30 una votación que hasta los aliados del PT están dando por perdida. El Senado puede destituir a la mandataria con un piso de 54 votos de los 81. (Télam)

Compartir