Comenzó entrega de viviendas Procrear

SIN ACTO FORMAL NI FUNCIONARIOS

Sin corte de cintas ni palabras de funcionarios, comenzó la entrega de viviendas del desarrollo Urbanístico que implica más de 500 viviendas. Durante tres meses podrán elevar reclamos para que la firma constructora responda, a través del banco.
Movimiento de gente, personal del banco dando charlas y recomendaciones, niños corriendo alrededor de las casas, gente con carpetas azules en las manos: el desarrollo urbanístico Procrear comenzó a tomar vida en la mañana de ayer. Sin acto formal ni pomposa inauguración, se entregaron las primeras 50 llaves de casas y dúplex que comprende la iniciativa.
La felicidad de los beneficiarios se evidenciaba en su rostro, amablemente invitaron a pasar a los cronistas de este diario y compartieron parte de la emoción de llegar al gran sueño de la casa propia. En el lugar, ubicado sobre el lateral de la avenida Circunvalación Santiago Marzo, sólo participó como autoridad, Carlos Covi, auditor del predio para el Banco Hipotecario.
En diálogo con LA ARENA, el funcionario explicó que “al día de hoy se van a entregar en esta primera etapa, unas 30 viviendas, por supuesto que el proceso no se termina acá sino que continúa a lo largo de aproximadamente tres semanas. La idea es continuar, a lo largo de una equis cantidad de meses, la entrega de la totalidad de las 527 casas y es un proceso que no se puede hacer de manera inmediata”.
Agregó que “tenemos controles que realizar, las empresas aún tienen pendientes algunas tareas y a partir de ahí, una vez finalizado ese proceso, podemos dar por habilitadas las viviendas para que el predio sea habitable”. Informó que las casas se seguirán entregando “de forma continuada, aunque no significa que se haga todos los días y todas las semanas: es un tema que tiene que ver con un ordenamiento de las carpetas, de las familias; hay toda una serie de normativas que exceden al predio y debemos cumplimentar: legalmente, la entrega de las viviendas va perfecta”, destacó.
El funcionario detalló que todos los servicios están habilitados, nos quedó el último que se resuelve hoy, que es la estación de bombeo pluvial, que esté en funcionamiento en un tema de normativa a la que debemos cumplimentar con una firma de actas, nada más”.

Cierre
Mientras las familias ingresaban a identificar su vivienda e ingresar, operarios municipales y de la firma constructora, colocaban los guardarraíles de las calles que se ubican de forma perpendicular a la avenida y que desembocan a la colectora. Al respecto, Covi explicó que “como fiduciarios del Plan Procrear, no tenemos injerencia en terrenos linderos al predio que se nos otorgó para trabajar en ellos, el frente del predio da a la avenida Circunvalación y eso pertenece a Vialidad Nacional”.
Mencionó que “se hicieron gestiones para dar aviso que una vez empezado a ocupar el predio, iba a haber 527 familias en el barrio, circulando; y lamentablemente, la conectividad que tiene el barrio con el resto de la ciudad es a través de una autopista de mediana a alta velocidad. En una acción conjunta entre municipio y Vialidad nacional están realizando la colocación de guardarraíl para evitar accidentes y conducir el tránsito de la manera más segura, calculo que hasta que se haga una colectora como corresponde, pero eso no es parte de nuestra tarea”, concluyó.

Banco
En el predio del desarrollo urbanístico, personal del banco Hipotecario, recibía a las familias, les entregaba las carpetas con su documentación y le indicaba los trámites a realizar para dar de alta los servicios. Una de las trabajadoras indicó que durante tres meses, responderán ante las inquietudes de los beneficiarios y se responsabilizarán de contactar a la empresa constructora, en caso de reclamos por desperfectos o problemas en las viviendas que pudieran surgir.

“Debería mantenerse”.
La alegría de los beneficiarios era casi indisimulable; y tampoco les importó. María José, una joven de 28 años con una hija, fue la primera en dialogar con LA ARENA. Sin borrar en ningún momento la sonrisa, contó que le tocó una casa de dos habitaciones. “Fueron dos años de procesos, entre la primera inscripción y los sorteos; y si el último tiempo con la falta de noticias parecía que no llegaba más, aunque el último tramo fue rápido”, reconoció.
Agregó que “el último trámite fue hace un mes pero ya estamos acá”, recalcó sonriente. “Estoy mirando todo lo que tiene, me parece divina, viene con todo: los placares armados, desayunador, las ventanas son divinas; muchos detalles que no esperaba y que son un plus a la alegría de tener la casa”, indicó.
¿A quién le agradecés? “Me parece que esto es una política de Estado y la verdad es que ese es mi agradecimiento, tengo 28 años y no lo veía posible más cerca, si bien lo vamos a pagar con el esfuerzo propio por muchos años, que a esta altura tenga la posibilidad de tener mi casa, darle estabilidad a mi hija; creo que se debe a políticas de Estado que espero que se sostengan”, concluyó.
Por otro lado, y del lado opuesto de la manzana, en la otra esquina, el matrimonio de Yamila y Agustín, recorría su nueva casa, también de dos habitaciones. “Estábamos muy ansiosos, fue un proceso largo entre el primer sorteo y la entrega pero este último mes fue rápido y estamos muy contentos; está muy bien equipada y parece todo de muy buena calidad”.
El agradecimiento de ellos también fue a la política impulsora del programa. “Es una política que debería mantenerse; no con los cambios que quieren imponerse ahora, sino como era originalmente”, concluyó Agustín.
La pareja de 30 y 31 años destacó que “si bien accedimos porque tenemos trabajo y el poder de pagar la cuota es mérito nuestro; sino hubiera sido por este programa, no hubiéramos accedido a la vivienda”, cerró Yamila.

“Esperábamos esto hace mucho”.
La familia de Santiago Sauri, compuesta por su mujer Eva Orellana y su hija Sasha, vivió ayer uno de los días que jamás olvidarán, y no es para menos, ya que fueron una de las 50 familias que durante la mañana recibieron su casa del Plan Procrear.
Ya tenían todo listo. El miércoles habían hecho los trámites para poder contar con el servicio eléctrico y para hoy esperan tener gas. En cuanto a la mañana de ayer, una vez que dialogaron con personal del banco, comenzaron a llevar las cosas que tenían en el departamento que alquilaban desde hace diez años en barrio Butaló y “no nos fuimos más”, aseguró Eva, feliz por el momento que está pasando la familia.
Eva Orellana, que tomó la voz de mando debido a que su marido estaba trabajando, dialogó con este medio junto a su hija de 16 años y su cuñado, Julián Abraham. La alegría los desbordaba. “Esperábamos esto hace mucho”, aseguró la mujer y añadió que “fue todo muy rápido, nos anotamos por Internet, ingresamos los datos, nos aceptaron, todo más que bien. Y después vino el sorteo”. “Salimos sorteados”, dijo, más que emocionada y prosiguiendo con su relato destacó que “sabíamos que nos había tocado y fue una alegría inmensa, porque por fin íbamos a tener nuestra propia casa. Esa sensación de verte en la lista de las personas que salieron sorteados no me la voy a olvidar más, fue hermoso”.
Si bien la espera se les hizo eterna, “porque a veces decían que iban a entregar la casa en tal fecha, luego la cambiaban para más adelante”, cada vez que la familia pasaba por el barrio “veíamos que todo estaba bien, que la obra seguía, que se estaba construyendo” y eso los tranquilizaba mucho, aseguró Orellana.
“En un principio hubo incertidumbre, sobre todo con el cambio de gobierno, pero estuvo todo bien y estamos súper felices de tener lo que hoy es nuestra casa propia. Hace meses que veníamos embalando cosas en cajas y demás, para la mudanza”, concluyó La mujer, quién describió que “la ubicación y a la infraestructura que presenta el barrio, nos tiene muy conformes, el lugar es muy lindo, estamos encantados”.