Comerciantes esperan que la devolución del IVA incentive el consumo

Para el economista Lorenzo Sigaut Gaviria, de la consultora Ecolatina, se trata de una “buena iniciativa, que ayuda a los grupos más vulnerables y que morigera el impacto social de medidas negativas como la aceleración de la inflación”.
El especialista consideró que el hecho de que la medida obligue a contar con posnet, es un “fomento a la formalidad” y a la bancarización de gran parte del comercio minorista.
Por su parte, la Cámara Argentina de Comercio indicó que la ley que prevé que el monto máximo de la devolución por mes es de 300 pesos “equivaldría a 2.700 millones de pesos por mes o 32.400 millones de pesos por año. Sin embargo, esto es un máximo; lo que ocurriría si todos recibieran la máxima devolución (si gastaran el monto necesario y mediante pago electrónico). Es positivo para el comercio en tanto aumenta el poder adquisitivo de los beneficiarios”.
Sobre el uso del posnet, la CAC considera que “es una medida positiva para el sector que va a estar alcanzado y también beneficia a la actividad comercial. La medida provee a los comerciantes que no cuenten con medios de pago electrónico el incentivo para que adhieran a este sistema y poder competir con los grandes cadenas de supermercados, al eliminar la incidencia del costo de instalación y de comisiones transaccionales”.

“Universo potencial”.
Damián Di Pace, de la consultora Focus Market y asesor de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (CAME), dijo a Télam que la iniciativa tiene un “universo potencial” de 9.200.000 personas beneficiadas, al tiempo que recordó que los negocios que no cuenten con posnet gozarán de su uso sin cargo por dos años, al tiempo que la operatoria no tendrá costos para el comercio.
La iniciativa prevé que se devuelva el 15% de las compras realizadas con tarjeta de débito o crédito en concepto de IVA y se impuso un tope mensual de 300 pesos que representa el valor estimado de una canasta básica. De esta manera, el beneficio comprende un consumo de productos de la canasta básica de alimentos por hasta 2.000 pesos.
Para Vicente Lourenzo, secretario de la CAME, la medida es un “beneficio al incentivo al consumo en una época de ventas bajas”.
El empresario señaló que ese dinero que el jubilado, pensionado o beneficiario pueda recibir a manera de devolución, será “rápidamente trasladado al consumo”.

Positiva.
En cambio, Yolanda Durán, de la cámara que agrupa al supermercadismo chino Cedeapsa, dijo a Télam que el 60% de sus asociados no cuenta con aparatos de posnet, al tiempo que se quejó de los gastos de mantenimiento de las cuentas bancarias. A su criterio, la medida beneficia a “las grandes cadenas supermercadistas”.
Durán puso en duda que las administradoras de tarjetas de crédito estén dispuestas a ceder el uso de los posnet de manera gratuita, y opinó que su sector está “relegado” del beneficio otorgado por la norma.
Por su parte, el Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (Cippes) de Córdoba consideró que la medida viene a romper, aunque sea parcialmente, con una injusticia histórica, en la cual los sectores sociales más humildes debían pagar IVA cuando adquirían alimentos esenciales.
“Entendemos que éste es, sin dudas, un paso importantísimo en la construcción de un sistema impositivo menos injusto y que comienza  a reconocer y proteger a los más vulnerables; los cuales siempre resultan más perjudicados en tiempos de crisis”, indicó la entidad.
Por último, para el tributarista Fernando Schettini la medida es “positiva” y tiene un objetivo “explícito y otro implícito. El explícito es atender a los sectores más vulnerables, a través de la devolución o descuento, al tiempo que permitirá que las ventas también las hagan los monotributistas. El objetivo implícito es la mayor formalización de la venta minorista”. (Télam)

Compartir