Comienzan a llegar las nuevas facturas de gas y dan a conocer cálculo para ver si supera tope de 400 %

El nuevo esquema tarifario con los topes de incrementos a los consumos de gas para usuarios residenciales y comerciales comenzó a implementarse esta semana con la emisión de las primeras facturas que contemplan la nueva normativa.
El tope de incremento en la tarifa de gas dispuesto por el Gobierno del 400 por ciento para los usuarios residenciales y del 500 por ciento para los comerciales, vigentes hasta el 31 de diciembre próximo, tiene una fórmula de cálculo con la que los usuarios pueden constatar la correcta liquidación.
Fuentes del Ministerio de Energía explicaron a Télam que el cálculo se hace a través de un mix que toma en cuenta el consumo en metros cúbicos de la nueva factura y otros datos correspondientes al cuadro tarifario de la categoría correspondiente vigentes hasta el 31 de marzo, que se encuentran en la boleta anterior, cuando todavía regía el esquema de subsidios, y el subtotal que surge de ese cálculo debe ser multiplicado por 5, para obtener el incremento del 400 por ciento en el caso del usuario residencial, o por 6 para el 500 por ciento previsto como tope para pymes y comercios.
A modo de ejemplo, un usuario residencial R1 que tiene un consumo de 150 metros cúbicos en su nueva factura (posterior al 1 de abril) debe multiplicar esa cantidad por el valor en pesos por metro cúbico que se identifica como cargo variable que se encuentra publicado en la boleta vigente hasta el 31 de marzo. A ese resultado se le debe sumar el cargo fijo y el cargo del Focegás, también del cuadro tarifario vigente hasta esa fecha.

Estimación.
El resultado de esta última suma (cargo fijo + Focegas + (cargo variable x consumo)) se debe multiplicar por 5 (usuario residencial) o por 6 (pymes/comercial) que son lo topes establecidos por el Gobierno en su resolución 99/2016 del Ministerio de Energía, publicada el 7 de junio.
La estimación -a la que luego hay que aplicarle los cargos impositivos de cada jurisdicción- permitirá al usuario ver si la nueva boleta, que comprende al período iniciado el 1 de abril, se encuentra dentro o fuera de los topes fijados por el gobierno.
De esta forma, a los clientes que ya pagaron facturas con incrementos superiores a los límites fijados, se les deberá aplicar un reintegro en la siguiente factura, mientras que los clientes que todavía no la abonaron, si corresponde, pueden solicitar a la empresa distribuidora que se les refacture teniendo en cuenta el nuevo análisis de consumo.
En los casos en que como resultado de ese cálculo se superen los topes establecidos, las distribuidoras de gas -al momento de devolver el monto cobrado de más- deberán generar un crédito en la boleta siguiente bajo la leyenda: “Bonificación según Resolución MEyM N° 99/16”.
Desde el Ministerio de Energía también se destacó que con el objetivo de acompañar a los clientes en este nuevo proceso, la factura contará con dos cupones de pago que les permitirá abonar mensualmente el consumo bimestral.
Este cambio de esquema de incremento tarifario le representa al Estado un costo fiscal de 5.600 millones de pesos, a partir de la implementación de los topes. (Télam)

Compartir