¿Cómo es vivir en el relleno sanitario?

La vida no es fácil. Y mucho menos para aquellos sectores más vulnerables de la sociedad. La capital pampeana no es ajena a esta situación y se puede contemplar en cómo se vive, en la actualidad, en el relleno sanitario de Santa Rosa donde las familias, con sus chiquitos, tratan de sobrevivir en precarias viviendas sin luz, sin agua y sin gas.
Periodistas de El Aire de la Mañana se dirigieron al relleno donde dialogaron con Rocío y Débora: dos jóvenes de 22 y 24 años que residen en una precaria morada situada detrás del relleno sanitario.
“Hace 8 años que vivimos en el relleno”, resume Débora con tono de voz sumiso y ciertamente avergonzado por la presencia de la prensa.
Puntualiza que, en este lugar, viven tres parejas con seis niños que van de los dos a los seis años. “No tenemos agua, no tenemos luz, absolutamente nada, nos falta de todo, y es por esto que pedimos ayuda a toda la sociedad”, expresa Débora al resaltar que pudieron levantar, de a poco, su pequeña casita para poder vivir de manera digna.

Asignación.
Tanto las chicas como sus parejas perciben, de manera mensual, una suma de dinero de la asignación universal por hijo. “El resto lo hacemos todo a pulmón, como podemos, con las herramientas con las que contamos a disposición”, sostiene la chica al informar que, para poder alimentarse y vestirse concurren a la sede local de la Cruz Roja y de Cáritas quienes les brindan las atenciones y las necesidades básicas para poder vivir todos los días.
“Nosotros vivimos detrás pero cuando lo necesitamos vamos al relleno a buscar algo de comida o ropa o lo que la gente desecha”, indica. Sus parejas realizan changas mientras que las mujeres cuidan a los chicos que, en la actualidad, concurren a la Escuela 92.
Rocío sostuvo que tiene dos nenes que van al jardín de infantes: uno de ellos tiene 6 años y el otro cuatro. “Ellos van al jardín donde comen todos los mediodías y así vamos tirando pero, para nosotros, la situación es realmente muy difícil”, completa la jovencita.
Ellas necesitan desde camas, hasta ropa de cama y comestibles. Quienes quieran aportar alguna ayuda pueden comunicarse al teléfono celular (02954) 15801034 y preguntar tanto por Débora como por Rocío.

Compartir