Cómo sobrellevan los fanáticos tantos domingos sin fútbol

Ya son nueve los fines de semana en los que el fanático del fútbol, el hincha, que hace un ritual de cada domingo para ir a la cancha solo o bien acompañado cada domingo, tiene que apelar a su ingenio o resignarse a una rutina que le resulte “sedante” hasta el retorno de la actividad oficial, a partir del 19 de agosto.
Copa América sin el final deseado, la vida deportiva y personal de Messi después del traspié, Copa Libertadores sin equipos argentinos en el partido decisivo, organización de Superliga, un mercado de pases poco resonante y crisis de AFA con Comisión Normalizadora mediante, “entretuvieron” al futbolero y al que pocas veces tocó una pelota.
Más allá del contexto deportivo, los domingos se hacen cuesta arriba para el simpatizante que en sus ratos libres vive del fútbol y sus repercusiones. Especialistas le contaron a Télam Radio como afecta la ausencia de la pelota en la vida cotidiana de estos “adictos” a sus colores.
Raúl Barrios, psicólogo de la Asociacion de Psicologia del Deporte Argentina, explicó que la falta de fútbol “puede, por ejemplo, alterar la cotideaneidad de un matrimonio, o cambia simplemente la excusa de juntarse a comer un asado para después ver un partido”. “Incide en el ánimo, en el tiempo libre o el ocio que le dedican al deporte”, insistió.
“El deporte es acción pura y la faltra de fútbol genera malestar porque la gente necesita ir a la cancha, el deporte es espectáculo”, reconoció y contó, como experiencia propia, que está ansioso por el regreso de la actividad del fútbol los fines de semana, ya que no soporta “a los programas deportivos”.
Por otro lado, el psiquiatra Alejandro Schiavone analizó este fenómeno y lo ejemplificó con la “abstinencia de un alcohólico o un adicto a los medicamentos”. “El fútbol es un hábito en el cual uno lo emparenta a un rito. Ya sabemos que nuestro equipo juega tal día, más allá de la intensidad del fanatismo que tenemos”, indicó el profesional.
“Con la abstinencia del fútbol pasa como con el alcohol y psicofármaco, ya que cuando te lo suprimen hace un ‘sindrome de abstinencia’. En este caso los argentinos son futboleros como ningunos, solo comprenden los brasileños e italianos y estamos haciendo esa abstinencia”, agregó.
.En lo personal, Schiavone reconoció que, como amante del fútbol, no puede resolver la eliminación de Boca en la Copa Libertadores a manos de Independiente del Valle de Ecuador. “Veo la Copa Argentina y parece que tenemos la Copa Intercontinental. Me quedé decepcionado por la eliminación de Boca, es una cuestión que no puedo resolver y ya pasaron dos semanas”, admitió. (Tëlam)