Con tratamiento térmico, la leche de cabra llegaría a la góndola

Especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y de la Universidad Nacional de Salta prolongaron 30 días la vida útil de la leche de cabra para posibilitar su comercialización en sachet. Así la oferta tecnológica se presenta como alternativa a la tradicional elaboración de quesos de cabra y con tratamiento térmico, la leche caprina llegaría a la góndola.
Desde Louis Pasteur –en 1864–, se aplica el calor como técnica de seguridad alimentaria para destruir microorganismos patógenos de los alimentos.
Basados en este método, investigadores del INTA y de la Universidad Nacional de Salta adaptaron las tecnologías térmicas para extender la vida útil de la leche de cabra a 30 días, a temperatura de refrigeración. Se trata de un producto, hasta el momento, ausente en las góndolas y con amplios beneficios nutricionales.
Este logro fue premiado en la categoría “Producto innovador” expuestos en la convocatoria Innovar del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, el MinCyT 2016.

Compartir