Con un voto polémico, el PJ rechazó el juicio a Tierno

"SALA DEFENSORA"

Era un final anunciado: los tres diputados del Partido Justicialista que integran la Sala Acusadora del juicio político impulsado contra el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, rechazaron in límine el pedido que había realizado el diputado de Frente Pampeano para la Victoria, Eduardo Tindiglia junto a un grupo de organizaciones sociales y de Derechos Humanos.
En el cónclave que se realizó ayer a las 16 en la sala de comisiones de la legislatura, el encargado de sentar la posición del oficialismo fue el legislador Ariel Rauschenberger quien leyó cuatro páginas de argumentos para desestimar la solicitud de Tindiglia. Entre otras cosas dijo que “las fuentes citadas en la denuncia son terceras personas y medios periodísticos” no implicados en el caso, que las conductas de los policías “ya fueron analizadas en el Fuero Penal”, que “hay intenciones políticas detrás de la denuncia”, y que “no se desprende una vinculación real entre los hechos (el homicidio del cazador Santiago Garialdi en Lonquimay) y las conductas del ministro denunciado”. Y agregó un ejemplo para graficar su posición: “sería incorrecto remover al ministro de Salud cada vez que ocurra una mala praxis en Salud Pública”.
El primero en oponerse al salvataje del PJ fue el diputado del Frepam Luis Solana quién insistió con que “no corresponde el rechazo in límine” y que “debe hacerse una investigación previa antes de descartar el juicio político”. Su par, el legislador José Luis Vendramini se plegó a los argumentos. Por su parte, Maximiliano Aliaga (Propuesta Federal), también fue con libreto armado y dijo que su espacio pugnaba por el avance del juicio político a Tierno.

Votación y Polémica.
Al momento de votar el rechazo in límine, Facundo Sola y Raúl Zurbrigk manifestaron estar a favor (como lo hizo Rauschenberger) mientras que los tres de la oposición lo hicieron en contra. Hubiese sido un empate técnico si el presidente de la comisión no hubiera utilizado el voto doble para definir el freno al juicio.
“El voto doble no está consignado en la Ley 1246, en ningún lado dice que el presidente tiene esa facultad”, dijo Solana. Por su parte, previa asesoría de la secretaria de la Sala Acusadora, Rauschenberger le contestó a Solana alegando que en los cuerpos colegiados es costumbre resolverlo de esa manera y lo graficó con un caso previo: un juicio político también contra Juan Carlos Tierno impulsado por el docente y ex dirigente gremial Omar Lara.
Tras la polémica por el doble voto, el diputado Solana dijo que recurrirá al Superior Tribunal de Justicia sobre el tema. El jueves se estima que el ministro de Seguridad va a ser interpelado por los legisladores en el recinto.

Zurbrigk, con apuntes
Si bien era casi cantado que el Partido Justicialista iba a rechazar el juicio, podían darse algunas sorpresas en el caso que la oposición no diera el quórum para sesionar. Sin embargo, lejos de ser una reunión sosa, hubo condimentos que le aportaron color al cónclave, como los que aportó el presidente de la Sala Acusadora, Raúl Zurbrigk. El ex intendente de San Martín comenzó la sesión con un error: dijo que el juicio impulsado era contra “el ministro de Seguridad Social”.
Después del furcio, leyó cada una de sus intervenciones que estaban detalladas al máximo en una hoja A4. “Se le pregunta a cada diputado en qué sentido vota y al final: ‘Yo voto por el rechazo in límine y adhiero a los fundamentos del voto del diputado… (Ariel o Facundo)'”, debía decir el ex intendente sureño.
A continuación (seguramente un asesor eficiente) le detalló las posibilidades que se abrían: “Opción A: si hay 4 ó 5 presentes: Habiendo … votos por el rechazo in límine, y … por la negativa de esa moción, se tiene por rechazada in límine la denuncia. Opción B: Si están los 6 presentes. Habiendo 3 votos a favor del rechazo, y 3 votos en contra, utilizo mi facultad de doble voto como Presidente de la sala y desempato por el rechazo”.
La línea final, que el presidente interpretó al dedillo: “No habiendo más asuntos de tratar, se da por terminada la reunión y la actuación de esta Sala. Se harán las comunicaciones correspondientes”.

“Fue la sala defensora del ministro”
“La Sala Acusadora de Juicio Político reprocha a los denunciantes no hacer lo que en realidad le corresponde, que es investigar”, dijo el diputado Eduardo Tindiglia (Nuevo Encuentro), al fustigar lo actuado ayer cuando se rechazó “in límine” la denuncia que involucraba al ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno.
El legislador, uno de los denunciantes junto a otros actores sociales sostuvo que, luego que la Sala Acusadora decidiera el rechazo de la denuncia, “la población pampeana sigue en estado de peligro: la Sala Acusadora de la Legislatura actuó como sala defensora del ministro Juan Carlos Tierno”.
Señala que “en los argumentos del rechazo ataca la denuncia como si se tratara de una acusación, cuando en realidad es sólo una denuncia y reprocha a los denunciantes no hacer lo que en realidad le corresponde a la propia sala acusadora, que es investigar. La investigación no está a cargo de los denunciantes sino de la Sala que, en lugar de actuar como instructora de la denuncia, actuó como defensora del acusado”.

Incoherencias.
Razona Tindiglia que “por otro lado, en una muestra de palmaria incoherencia, por un lado endilga a los denunciantes basarse en trascendidos periodísticos, pero por otro lado no dice una sola palabra respecto de la prueba ofrecida por los denunciantes, para acreditar los hechos descritos en su presentación”.
El diputado opositor agregó que “para más abundar, en otra muestra de incoherencia, la Sala Acusadora concluye que no hay mal desempeño de funciones, cuando a esta conclusión sólo se puede arribar luego de investigar, y no antes de hacerlo, como ha sido este caso”.
Finalmente señala que “la Sala Acusadora obtiene una mayoría de modo completamente ilegal, como es el voto doble de su presidente, no previsto en la ley 1246. Se trata de un nuevo ejemplo de ejercicio abusivo de las instituciones democráticas por parte del oficialismo, en el que el padrino político toma una decisión, y luego sus legisladores la blanquean con o sin respaldo legal que pasa a ser un detalle secundario. El resultado es que la sociedad pampeana sigue estando a merced de la violencia estatal desmedida e ilegal”, concluyó.