Con voto pampeano el Senado pidió la anulación del tarifazo

CONVOCAN PARA HOY EN TODO EL PAIS A UNA PROTESTA POR LOS DESMEDIDOS AUMENTOS

A un día del cacerolazo convocado en todo el país para repudiar los aumentos en las tarifas de electricidad y gas natural, el Senado de la Nación exigió, a través de distintos proyectos, suspender las resoluciones del Ministerio de Energía y Minería que dictaron el “tarifazo”. Los senadores justicialistas cuestionaron en duros términos las medidas y consideraron que los anuncios de esta semana no frenan los aumentos desmedidos.
Los bloques opositores a Cambiemos reunieron los dos tercios necesarios para incorporar cuatro proyectos de comunicación y declaración al temario de la sesión y, posteriormente, aprobarlos sobre tablas con 42 votos a favor y 13 en contra. Entre los apoyos se contaron los de los pampeanos Daniel Lovera y Norma Durango (PJ La Pampa).

Nulidad absoluta.
El jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Miguel Pichetto, inició el debate con un pedido para tratar en comisiones un proyecto de ley que declara la “nulidad absoluta e insanable de las decisiones que ha tomado el Poder Ejecutivo” en cuanto a las tarifas.
El proyecto había sido presentado días atrás por el senador Mario Pais (FPV-PJ) y pretende dejar sin efecto las resoluciones 28 y 31 del Ministerio de Energía y Minería, que son las que dieron origen a aumentos de hasta el 1.600 por ciento en las tarifas del gas natural, situación que motivó una rebelión de gobernadores patagónicos y una posterior marcha atrás del gobierno nacional.
Posteriormente, el rionegrino pidió tratar sobre tablas un proyecto de comunicación que solicitaba al Ejecutivo que “considere lo decidido recientemente por la Sala II de la Cámara Federal de La Plata respecto de la suspensión de los aumentos de las tarifas de gas”.

Impacto en el salario.
“El aumento desproporcionado, que ya se había dado en la región Patagónica pero hoy impacta de lleno en el conjunto de la ciudadanía, fue muy mal explicado por el ministro de Energía, acompañado por el jefe de Gabinete y el ministro de Justicia”, fundamentó. A tal punto fue confusa la explicación que “mucha gente no logró entender qué significaba este aumento”, dijo. Tras cartón afirmó que el “tarifazo” redundará en “un impacto muy fuerte sobre el salario de la clase media” más allá de la vigencia de la tarifa social para beneficiar a los sectores menos pudientes.
“Estamos frente a un fallo de la Cámara Federal de La Plata que no puede ser desconocido por el Gobierno”, reclamó Pichetto.
Las otras tres iniciativas fueron presentadas por Fernando “Pino” Solanas y las senadores de Río Negro, Magdalena Odarda (CC), y de Tierra del Fuego, Miriam Boyadjián (MPF). A su vez, al igual que lo había hecho el diputado nacional y presidente del PJ Nacional, José Luis Gioja, la senadora Liliana Negre (San Luis) pidió la renuncia de Aranguren.

En contra.
El interbloque Cambiemos, integrado por el pampeano Juan Carlos Marino (UCR), votó en contra del tratamiento de los distintos proyectos sobre tablas, al considerar que deberían ser discutidos en comisiones. El vocero fue el chaqueño Angel Rozas, quien aseguró que el esquema de tarifas del kirchnerismo no podía continuar y que el fallo del tribunal platense había sido apelado por el gobierno y correspondía esperar la resolución de la Corte Suprema.

Una “improvisación temible”
Tras la sesión en el Congreso, el senador Daniel Lovera aseguró que los fundamentos de la iniciativa eran claros y estaban pensados para contener la angustia de las familias y de los emprendedores, que veían “amenazadas sus fuentes productivas a partir de un tarifazo descarnado” que inspiraba desesperación.
“Todo lo que el Gobierno Nacional intentó para minimizar el impacto es puro maquillaje, el espíritu de la medida, aun hablando de tarifa social y de topes máximos, es prácticamente una burla hacia quienes lo sufren”, explicó el senador pampeano a través de un parte de prensa.
“Las marchas, contramarchas e indefiniciones, desnudan un nivel de improvisación temible en lo que representa la construcción de una política de Estado, y desde este cuerpo deliberativo no vamos a darnos el lujo de improvisar”, añadió el piquense.
Otro que hizo oír su disgusto con la medida fue el diputado nacional Gustavo Fernández Mendía. “No se trata de caro o barato sino de que es imposible de implementar. Esto es absolutamente desproporcionado”, dijo en diálogo con Radio Noticias 99.5.
Consideró, además, que no ayudaban las declaraciones del presidente diciendo que no hay que andar en “patas” y musculosa. “Son cosas que da la sensación que el gobierno no estuviera entendiendo la gravedad de la situación y como que estamos en un marco de improvisación demasiado grande”, opinó.