Condena en suspenso por matar a su hermana en Anguil

La jueza de control María Florencia Maza condenó a Vanesa Soledad Fredes a tres años de prisión en suspenso, por el asesinato de su propia hermana, Claudia Bibiana Fredes, en Anguil.
La magistrada encontró a la acusada responsable del delito de homicidio simple con exceso en la legítima defensa (artículo 79 en relación con el 34 inciso 6° y 35 todos del Código Penal).  El hecho ocurrió el 2 de agosto pasado.
La resolución de Maza fue consecuencia de un juicio abreviado convenido entre la fiscala María Cecilia Martiní, los defensores particulares Marcelo Piazza y Boris Vlasich y la imputada, un ama de casa de 24 años. Además dieron su consentimiento al acuerdo, la madre de la victimaria y de la víctima, Elena Viviana Díaz, en representación de las dos hijas menores de Claudia Bibiana Fredes, y la asesora de Menores.
De acuerdo a la investigación fiscal preparatoria, se dio por probado que el 2 de agosto de este año, a las 0.30, Vanesa Soledad Fredes dio muerte a su hermana, Claudia Bibiana Fredes, “infringiéndole una herida punzante con un cuchillo tipo carnicero”, en circunstancias en que la víctima concurrió al domicilio de la acusada, en Anguil, “ingresando por la fuerza, en forma exaltada, comenzando a golpear a Vanesa, la que se encontraba sola con sus hijos menores. Esta atinó a agarrar un cuchillo que se había caído de la mesada, clavándoselo a su hermana y dándole muerte”.
La jueza dijo que de las pruebas incorporadas al legajo surgió que Vanesa Soledad Fredes “actuó, en el momento de los hechos, en defensa de su propia integridad física y la de sus hijos, atento al ataque sufrido por parte de Claudia Fredes; siendo el interés principal de la acusada impedir que su hermana la agrediera a ella o a sus hijos, y no causarle la muerte, sin perjuicio de que el medio utilizado y el modo en que lo hizo, se estimasen desproporcionados en este caso concreto”.

Compartir