Condenan a dos hermanos por robar en una vivienda

El juez de control de General Pico, Alejandro Gilardenghi, condenó a un plomero de 22 años a dos años de prisión en suspenso por el delito de robo agravado por escalamiento y por la intervención de un menor de 18 años, en grado de tentativa y declaró la responsabilidad penal de su hermano de 17 años por el delito de robo agravado por escalamiento en grado de tentativa. Este último fue detenido in fraganti. La causa se resolvió en un mes y medio. El magistrado destacó la colaboración de un testigo que persiguió y detuvo al menor.
Además, le impuso al primero de ellos, como reglas de conducta por dos años, la obligación de fijar domicilio y no modificarlo sin previo conocimiento de la Justicia; someterse al cuidado y contralor del juez de ejecución penal; y abstenerse de comunicarse por cualquier medio o acercarse a menos de 100 metros de la damnificada y del principal testigo del hecho. También ordenó la remisión de una copia de la sentencia al Juzgado de la Familia y del Menor.
El fallo de Gilardenghi fue dictado a partir de un acuerdo de juicio abreviado convenido entre el fiscal Damián Alberto Campos, el defensor oficial Carlos Alejandro Caram y los dos imputados, quienes admitieron la autoría del hecho. Ese acuerdo contó con el aval de la Asesoría de Menores, la damnificada y el cuidador del lugar.
La sentencia dice expresamente que se dejó constancia del consentimiento expresado por éstas dos últimas personas a la fiscalía, indicándose que “fueron instruidas acerca de la decisión a adoptarse en el marco del procedimiento de juicio abreviado, explicándoseles sus características y consecuencias jurídicas, así como el contenido del acuerdo. Manifestaron que aceptaban la selección de esta vía procesal para resolver el caso y aceptaron también las condiciones que componen el juicio abreviado, la pena solicitada, su modalidad de ejecución, las reglas de conducta a imponer, y dijeron no tener objeciones que plantear al respecto”.

¿Cuál fue el hecho delictivo?
El 12 de septiembre de este año, a las 14.30, en una localidad del departamento Chapaleufú, los imputados saltaron el tapial de 1,80 metros de altura de una vivienda y dañaron el vidrio de una puerta balcón para entrar a ella. Luego sustrajeron “un parlante potenciado, una plancha, una procesadora, una podadora de ligustro, una motosierra, un juego de llaves de tubo, destornilladores y una balanza de vidrio”; siendo vistos por un vecino que los persiguió varias cuadras a una distancia de 50 metros. Cuando se dieron cuenta de ello, los acusados arrojaron los objetos sustraídos y empezaron a correr, hasta que el vecino retuvo al menor y llegó la policía.

Compartir