Confirman que la beba de Anguil murió al ser sacudida

FILICIDIO EN ANGUIL

El fiscal que investiga el homicidio de Zoe, la beba de apenas 1 año y tres meses que habría sido golpeada por sus padres en Anguil y que murió la semana pasada en el Hospital Lucio Molas, confirmó ayer a LA ARENA los resultados preliminares de la autopsia que el médico forense realizó sobre el cuerpo de la niña.
“Nos presentaron un preinforme que confirma la lesión que fue descrita en el certificado de defunción. Es una lesión que estaría a asociada al Síndrome de Zamarreo (también conocido como Síndrome del Niño Sacudido), lo que significa que alguien se la provocó”, dijo el fiscal Marcos Sacco.
“De todas formas hay que señalar que es un informe preliminar y que desde el Ministerio Público Fiscal vamos solicitar el análisis del caso por parte de otros médicos forenses a fin de corroborar lo que venimos sosteniendo. Generalmente este tipo de tareas se encomiendan a médicos de Junín, como apoyatura al informe realizado en nuestra provincia”, agregó. El fiscal dijo además que continúa buscando testimonios que puedan aportar a la causa.

Sacudido.
El Síndrome del Niño Sacudido se da cuando lactantes o niños pequeños son sacudidos violentamente o sus cabezas golpeadas, lo que puede causar lesiones graves, hasta fatales, e incluso discapacidades permanentes. El maltrato físico en un bebé tiene consecuencias graves ya que los cerebros de los recién nacidos son muy frágiles. Además, los músculos del cuello no tienen la fuerza suficiente para soportar golpes o sacudidas violentas y el cerebro se golpea en el interior del cráneo.
Los médicos suelen confirmar este síndrome cuando se enfrentan a una tríada de hallazgos: hematoma subdural, hemorragia retinal, y edema cerebral. Aunque en la mayoría de los casos no hay signos visibles de lesión externa, el daño interior suele ser indicios de algún tipo de maltrato infantil. En el caso de Zoe, lo primero que hallaron los médicos fue un edema cerebral.

Detenidos.
Natalia Schreiber (31) y Marcelo Taboada (39) fueron acusados la semana pasada de homicidio calificado y se les dictó una prisión preventiva por el lapso de 60 días. La beba de un año y tres meses ingresó el lunes 17 de octubre a las 21.30 a la posta sanitaria del pueblo con un cuadro grave y llamativo por lo que fue derivada al hospital Lucio Molas de la capital pampeana. Los médicos no pudieron hacer nada ya que la niña murió de un paro cardíaco a raíz de un edema cerebral.
El caso trajo aparejado una curiosidad que inquietó no solo a los familiares sino al conjunto de investigadores: el fiscal Marcos Sacco dijo que se sumó como elemento de prueba al expediente de la causa uno de los últimos posteos en la red social Facebook de la madre de Zoe. “Alguien efectuó una captura de pantalla y aportó este elemento como prueba”, informó Sacco. En el posteo mencionado, Schreiber afirma que presentía (el día de la muerte de la nena) una “mala y triste noticia”.

Compartir