Confuso episodio: una joven docente con fractura de cráneo

Una docente de 30 años fue hallada con un golpe en la cabeza. Según lo indicado por fuentes judiciales se trataría de una fractura de cráneo, que le habría producido un coágulo.
No hubo información oficial de la Policía al respecto, pero extraoficialmente se supo que la joven fue encontrada el miércoles por un familiar en la cama de su departamento, en el centro de Santa Rosa, con un golpe en la cabeza y otras heridas. El confuso episodio ocurrió el martes por la noche en Garibaldi al 777.
Contactada por La Arena, la directora asociada del hospital Lucio Molas, Laura Vigliotta, confirmó que la mujer fue derivada el jueves a la madrugada a un centro de salud de la ciudad de Buenos Aires. Se usó para ello el avión sanitario de la Provincia.
En el hospital santarroseño, la paciente entró por guardia y fue evaluada por una neurocirujana que confirmó el cuadro de gravedad y determinó la inmediata derivación, para lo cual desde el nosocomio se hizo el contacto con la Clínica Basterrica de Capital Federal.
El hecho.
Respecto del extraño episodio, fuentes judiciales informaron que el miércoles a la noche, “un familiar de la docente fue a la casa, junto a un cerrajero, porque no atendía el celular y la puerta estaba cerrada con llave desde el lado de adentro. Cuando lograron ingresar al departamento, se encontraron con que la mujer estaba acostada en la cama, tapada, como si estuviese durmiendo”.
Frente a esto, el familiar decidió llamar a la policía porque parecía que no tenía signos vitales. “Cuando llega la policía, toman los signos vitales de la mujer y llaman a una ambulancia para que la lleve al hospital Lucio Molas”, informó la fuente y aseguró que “una vez que ingresó en el Molas, alrededor de las 21 del miércoles, dijeron que la docente estaba golpeada en la cabeza y que tenía excoriaciones en los codos y las rodillas”.
Posteriormente trabajó en el lugar personal especializado de la Policía. “Si bien estamos aguardando un informe oficial, por el momento puedo decir que no se registraron indicios de un posible ataque sexual”, indicó la fuente consultada.
La mujer, que vive en la planta baja de un edificio, tiene las ventanas enrejadas, y la policía no encontró rastros de que hayan sido violentadas, lo mismo con la puerta, por lo que vuelve la situación cada vez más confusa. “Tampoco encontraron indicios de que haya habido una pelea en el interior del departamento. No había nada revuelto, no faltaba nada”, indicó.
Por el momento no hay imputados y desde el entorno familiar no ha habido declaraciones.

Compartir