Copa América: Lavezzi por Gaitán, el único cambio en Argentina para enfrentar a Estados Unidos en semifinales

Ezequiel Lavezzi reemplazará a Nicolás Gaitán en el partido semifinal de la Copa América Centenario que Argentina jugará frente a los Estados Unidos y esa será la única variante respecto del encuentro de cuartos ante Venezuela, de acuerdo a lo observado en el entrenamiento vespertino desarrollado en el atardecer de Houston.
Después de un partido en media cancha entre titulares y suplentes mezclados e identificados con camisetas blancas unos y pecheras anaranjadas sus rivales, y mientras Javier Pastore seguía corriendo alrededor del campo de juego para recuperarse de la mialgia que padece en el posterior de la pierna derecha, el técnico Gerardo Martino paró el equipo titular para el juego de mañana despejando la duda sobre quién ocuparía el sector izquierdo del ataque.
Pero fue esto nomás lo que hizo el ‘Tata’, porque a los dos minutos de comenzado el juego contra la reserva del equipo local Houston Dínamo, paró todo y los jugadores fueron a hidratarse, algo más que necesario teniendo en cuenta los 35 grados de temperatura ambiente que obligaron a retrasar la práctica por espacio de una hora.
Dentro de ese panorama, los 11 futbolistas para la semifinal serán Sergjo Romero; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori y Marcos Rojo; Augusto Fernández, Javier Mascherano y Ever Banega; Lionel Messi, Gonzalo Higuaín y Ezequiel Lavezzi.
La particularidad del entrenamiento, más allá de esos escasos minutos de duración en la práctica de fútbol, estuvo dada justamente por la curiosidad de los hinchas argentinos por ver la práctica en general pero, especialmente, observar cómo formaban los titulares, una “periodística” inquietud que lograron saciar metiéndose entre los cercos circundantes al campo de entrenamiento y abriendo literalmente las lonas ‘media sombra’ que estaban instaladas sobre los alambrados perimetrales.
De esta manera el Rise University Track and Field Complex, situado en Maine Street Houston, se convirtió por una tarde en el centro de atención de los argentinos pero, sobre todo, de los transeúntes estadounidenses que pasaban por el lugar y no comprendían las razones de tanta expectativa. Como si allí estuviera entrenando el mejor jugador del mundo. (Télam)

Compartir