Copa Argentina: Gimnasia le ganó a Racing y se metió en cuartos

Con supremacía hasta que convirtió y la destacada actuación de su arquero después de ponerse arriba en el marcador, Gimnasia y Esgrima de La Plata venció esta noche 1 a 0 a Racing en la cancha de Lanús y se clasificó a cuartos de final de la Copa Argentina.
Al único gol del encuentro lo convirtió Daniel Imperiale, a los 5 minutos del complemento, luego de aprovechar un rebote que dio Agustín Orión.
En la próxima instancia, Gimnasia enfrentará a San Lorenzo, que viene de eliminar a Godoy Cruz, al tiempo que la “Academia” se quedó sin la chance de jugar la Copa Libertadores 2017.
El “Lobo” fue superior al rival con un juego sencillo y directo hasta que convirtió, pero con la diferencia a su favor perdió la pelota y fue superado claramente por un Racing que tuvo seis situaciones claras para empatar, todas tapadas por Alexis Martín Arias, la figura de la noche.
A la hora de analizar el trámite, es imposible dejar de remarcar que la cancha -con cierta lógica por lo mucho que llovió- tenía muchos charcos y por ende era muy difícil jugar por abajo.
El que mejor entendió ésto fue Gimnasia, que apeló a un estilo más directo, a partir de la dinámica de sus mediocampistas, sobre todo de Ramiro Carrera.
Encima, la decisión de su entrenador Gustavo Alfaro de colocar dos puntas que no sean de área, le dio movilidad en el frente de ataque.
A ellos se le sumó la buena labor de Lucas Licht, clave para proyectarse por izquierda y hasta animarse a meter alguna diagonal.
Racing perdió el duelo en la mitad de cancha, donde Óscar Romero no pudo hacerse del balón, perjudicado una vez más por estar muy pegado a la banda derecha, y Marcos Acuña no logró hacer valer su incansable ida y vuelta.
Con este escenario, Gimnasia contó con las chances más claras para marcar, como la que Iván Pillud salvó en la línea después de que Ramiro Carrera definiera por arriba de Orión.
Apenas comenzado el complemento, el “Lobo” sacó rédito de la pelota parada a partir de la buena pegada de Licht: un tiro libre suyo encontró a la defensa de Racing muy cerca de su arquero, Orión dio un rebote perjudicado por el pique e Imperiale la empujó al gol.
Lejos de convertirse en un envión anímico para el equipo de Alfaro, ese tanto “despertó” a Racing, que empezó a manejar el balón y llegar con muchos hombres en ataque.
Con este escenario, Romero dejó de estar “preso” en la banda derecha y comenzó a pararse como enganche clásico por el centro del campo.
Además, el entrenador Ricardo Zielinski desarmó el doble cinco para tener más juego en el medio e hizo ingresar a Santiago Rosales por Diego González.
En apenas nueve minutos, Martín Arias tapó cuatro ocasiones claras a Gustavo Bou, Romero, Sergio Vittor y Nicolás Sánchez.
En la única ocasión que tuvo después de haberse puesto en ventaja, Gimnasia dejó pasar una oportunidad inmejorable: el ingresado Vegetti picó por derecha, metió un centro y Nicolás Ibáñez, con Orión vencido, definió al travesaño desde dentro del área chica.
El “Lobo” no podía tener la pelota y Alfaro apostó todo a defenderse peligrosamente cerca de su arco y por eso sacó a Carrera para colocar a Dardo Miloc, un mediocampista central batallador.
Ya sin tantas ideas, Racing siguió volcado en ataque pero la película se repitió: Martín Arias tuvo una doble tapada a Bou y luego a Nicolás Sánchez, que terminó jugando como delantero de área. (NA)

Compartir