Corea del Norte creó una bomba de hidrógeno y aumenta la tensión con EE.UU.

Científicos norcoreanos desarrollaron una bomba de hidrógeno que puede ser incorporada a un misil balístico intercontinental, informó la agencia oficial norcoreana KCNA.
El líder norcoreano, Kim Jong Un, visitó el domingo (hoy para Argentina) una fábrica de armas nucleares y fue testigo de cómo la bomba era cargada en un misil.
El mismo medio distribuyó una fotografía de Kim junto a la supuesta bomba H acompañado de científicos nucleares y altos oficiales del Departamento de Industria de Municiones del Partido Central de los Trabajadores, aunque, como es habitual, no dio detalles del lugar ni la fecha del acto.
El líder norcoreano “expresó su gran orgullo por apuntalar las fuerzas nucleares” y comprobar cómo el régimen Juché (la ideología oficial norcoreana de autosuficiencia) “logra desarrollar un arma explosiva termonuclear con sus propios esfuerzos y tecnología”, según la KCNA, citada por la agencia EFE.
La bomba tiene una fuerza explosiva variable de hasta “cientos” de kilotones, indicó KCNA.
La información no pudo ser confirmada con fuentes independientes, según la agencia DPA.
En enero de 2016, Corea del Norte indicó que había probado con éxito una bomba de hidrógeno, el cuarto test de un dispositivo nuclear, pero los expertos occidentales dudaban de que tuviera la fuerza de una explosión nuclear de hidrógeno.
La tensión con Pyongyang escaló la semana pasada luego de que volviera a lanzar un misil balístico, que esta vez sobrevoló Japón antes de caer en el mar, y desafiara así las resoluciones de la ONU y las sanciones impuestas el mes pasado por el organismo para afectar sus exportaciones.
El Consejo de Seguridad de la ONU calificó el lanzamiento del martes de “indignante”, mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el único que ha amenazado en varias ocasiones a Corea del Norte, señaló que “todas las opciones” están sobre la mesa. Ese lanzamiento se produjo después de que Corea del Norte probara dos misiles intercontinentales en julio y asegurara que podían alcanzar territorio estadounidense.