Corea del Norte realizó un impresionante desfile militar y desafió a EE.UU.

Corea del Norte realizó este sábado una demostración de poderío armamentístico, con motivo de la celebración del 105 aniversario del nacimiento de su fundador, Kim Il-sung, al exhibir por primera vez un misil de largo alcance, y lanzó una nueva dura advertencia contra Estados Unidos, en un momento de gran tensión en la región.
En el desfile militar de inmensa proporción –como suele mostrar el régimen comunista ante cada celebración- se incluyó un tipo de proyectil nunca antes mostrado en público: el misil balístico intercontinental (ICBM) de combustible sólido.
A diferencia del combustible líquido, el sólido permite cargar los proyectiles más rápido y mantenerlos durante largas temporadas almacenados y listos para disparar, según informó la agencia de noticias EFE.
A principios de año, el líder norcoreano Kim Jong-un, quien presidió este sábado el desfile en la capital, Pyongyang, desde el balcón de la Casa de Estudios del Pueblo, enfundado en traje negro y corbata blanca, había advertido que el país ultimaba el desarrollo de un ICBM que sería capaz de alcanzar territorio estadounidense.

Con periodistas adentro.
En un tramo de su discurso, el vicemariscal Choe Ryong-hae aseguró: “Si Estados Unidos sigue con sus provocaciones temerarias, responderemos a una guerra nuclear con nuestras armas atómicas”.
Corea del Norte garantizó la exacta difusión de sus advertencias gracias a que en esta ocasión permitió el ingreso de casi dos centenares de periodistas extranjeros, algo inusual en el cerrado régimen comunista.
Por su parte, el portavoz del comandante general de las Fuerzas Armadas declaró a la agencia oficial de noticias KCNA: “Todas las acciones provocadoras y forajidas de Estados Unidos en los campos político, económico y militar para seguir con su política hostil hacia la DPRK (República Popular Democrática de Corea) serán contrarrestadas a través de una contra reacción del Ejército del pueblo”.