Cortometraje de ficción logró donaciones para una campaña sobre hipoacusia

Un corto de ficción consiguió que 500 personas aporten 100 pesos cada una y espera que al menos otras 980 hagan lo mismo en los próximos 14 días, en el marco de la campaña que busca concientizar sobre la hipoacusia, una discapacidad que en Argentina afecta al 18 por ciento de la población.
En diálogo con Télam, Bárbara Borello Castillo, una joven directora de cine a quien le detectaron a los tres años una audición del 20 por ciento en los dos oídos contó que la película, que se llama “Claramente”, no sólo busca sumar productores al financiamiento colectivo del material de ficción sino invitar a ponerse “en los oídos del otro”.
“El cine, dicen, es una herida que se transforma en luz. Cuando lo entendí me dije ‘ya está, es esto. Ya se lo que quiero contar. Quiero contar cómo es que yo escucho'”, explicó la realizadora que no sabía que cuando se introdujera en el mundo del cine “iba a descubrir la respuesta a un montón de interrogantes sobre la hipoacusia”.
“Hay mucho desconocimiento sobre esta discapacidad”, dijo Borello Castillo, que estimó que esa falta de información es la que impide solucionar situaciones cotidianas muy simples, “como hablar de frente y pausado en lugares iluminados, una de las más fáciles formas de comunicarse con alguien que tiene pérdida de audición”, señaló.
El ejercicio de lo que se escucha con y sin audífonos se experimentará en el cortometraje que requerirá ponerse auriculares para meterse “en los oídos del otro”, experiencia que asumieron con generosidad -ya que lo harán ad honorem- los actores Candela Vetrano, Benjamín Rojas y Carlos Portaluppi, Joaquín del Mundo (Jeites), Andrés Pomato y Nicolás Borello Castillo.
Mediante un entretenida ficción de aproximadamente 14 minutos, el espectador podrá ver algunos hechos cotidianos a los que se enfrentan las personas que tienen pérdida auditiva.
“El juego sonoro que propone el corto buscará acercar al público a una discapacidad poco conocida”, sostuvo Borello Castillo, la joven directora de cine que convocó a un ingeniero en sonidos para recrear la experiencia a través de un corto de ficción que transcurre entre otras escenas en una fiesta.

Anticipo.
Camila Gil, asistente de dirección en el cortometraje, dijo que los quieren saber de qué se trata pueden anticiparse a lo que verá en el cortometraje a través de un video de tres minutos en www.idea.me/claramente.
La página permite, según la asistente de dirección, que todos sean un poco productores del proyecto y además ofrece distintas alternativas y recompensas.
“Estamos en una etapa de recaudación que termina en 15 días. El dinero que falta para llegar al objetivo (150.000 pesos) es de 98.000. Si no llegamos a esa suma la página le devuelve el dinero a los que ya pusieron su colaboración”, explicó Gil.
Para la fonoaudióloga Micaela Constanzo, “no es nada fácil meterse en los oídos de otro pero para comprender la hipoacusia, que es la disminución de la audición, el corto es una buena propuesta que ayudará a acercarse a esta discapacidad”.
La hipoacusia tiene grados y distintas soluciones auditivas. Para algunos, esa solución son los audífonos y para otros, el implante coclear, un dispositivo que traduce los estímulos auditivos en impulsos eléctricos.
“Lo importante es la detección temprana para actuar lo antes posible; y que hay soluciones auditivas para cada caso, una información que también será útil para los que vean la película”, explicó la licenciada en Fonoaudiología.
En Argentina nacen entre 700 y 2.250 niños con problemas auditivos al año y a pesar de que el país tiene una legislación que defiende los derechos de las personas con esta discapacidad para la cobertura de los tratamientos no siempre se llega a la solución auditiva en el tiempo oportuno.
Cuando se termine el corto, la idea es que el material viaje y tenga difusión a nivel local para que le sirva a toda la sociedad. (Télam)

Compartir