Crean en Winifreda un registro de dueños de perros

En el registro estarán asentados los datos personales del dueño como así también los del animal. Los perros “peligrosos” deberán circular con bozal y su propietario debe garantizar un cerramiento adecuado de su vivienda para proteger a las personas.
WINIFREDA / CORRESPONSAL
El Concejo Deliberante de Winifreda sancionó una ordenanza que regula la tenencia responsable de perros domésticos y de aquellos canes que pueden resultar “potencialmente peligrosos” con la seguridad de las personas y respecto de otros animales. El proyecto había sido presentado por los concejales del PJ con la anuencia del Ejecutivo comunal.
La nueva reglamentación crea un registro municipal de propietarios de caninos en el cual se asentarán los datos personales del dueño, poseedor o guardián del perro como así también los del animal: raza, nombre, sexo, foto y deberá tener una libreta sanitaria. El cambio de propietario deberá comunicarse obligatoriamente al municipio.
A afectos de facilitar la individualización de los perros anotados en el registro, la comuna otorgará a sus propietarios una medalla u otro medio de identificación con el nombre del animal más el domicilio o número de teléfono del dueño. Anualmente se pondrán a disposición de los propietarios las vacunas antirrábicas y antiparasitarias que envíen los organismos nacionales o provinciales competentes.
Los caninos inscriptos en el registro o censados que sean retirados de la vía pública por el encargado municipal serán llevados a la perrera comunal y sus dueños tendrán un plazo de 30 días para retirarlos, debiendo hacerse cargo de los gastos de manutención calculado en 500 gramos de alimento balanceado por día.
Pasado el tiempo estipulado y no sean retirados, quedará facultado el municipio para proceder a la esterilización o entregarlos en adopción, previa notificación de sus dueños. La normativa considera que un perro se encuentra abandonado si no lleva identificación ni está censado y circula sin ser guiado por una persona.
En este caso, el municipio deberá brindarle el plan sanitario correspondiente, proceder a la esterilización y entregarlo en adopción en un plazo de 30 días. Previamente se informará por los medios de comunicación locales sus características.
“Perros peligrosos”.
La ordenanza indica que los perros “potencialmente peligrosos” serán aquellos que por su mandíbula, musculatura, temperamento agresivo pudieran causar muerte o lesiones graves a personas u otros animales.
Menciona como tales a las razas Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileño, Doberman, Ovejero Alemán, Gran Danes, Bull Terrier, Pit Bull, entre otras, más aquellos animales entrenados para defensa y ataque y utilizados para la caza mayor. Deberán estar asentados en el registro municipal y obligatoriamente circular con bozal por la vía pública.
Sus dueños deberán albergarlos en instalaciones cuyas paredes y vallas sean altas y consistentes a fin de soportar el peso y la presión del animal para evitar que salga hacia el exterior y las puertas deberán ser resistentes como el resto del contorno y serán diseñadas para evitar que pueda abrir los mecanismos de seguridad.
En caso de existir rejas, la boca del animal no podrá atravesarlas. El lugar de alojamiento deberá ser señalizado. Además, se prohíbe el sacrificio como método de control de la población animal. El dueño de un can estará obligado a mantenerlo en buenas condiciones higiénico sanitarias, no deberá someterlo prácticas que le ocasione sufrimiento y será responsable de los daños que ocasione a las personas, espacio público o al medioambiente en general siendo pasible de las sanciones previstas en el Código de Faltas.
La nueva normativa entrará en vigencia a los 30 días de ser promulgada por el Ejecutivo. “Son muchos los perros que andan sueltos por la calles del pueblo y con esta iniciativa apuntamos a que esa población no siga aumentando y se controle mejor”, apuntó el presidente del CD, Domingo González (PJ).