¿Cuáles son las metas del plan estratégico educativo de Argentina 2016-2021?

Mejorar “los aprendizajes significativos”, aquellos que les van a dar a los jóvenes capacidades al egresar de la secundaria para ingresar a la universidad o al trabajo, es la meta del plan estratégico de política educativa de Argentina 2016-2021, afirmó la secretaria de Innovación y Calidad Educativa, Mercedes Miguel.
“Las tres grandes preguntas son: ¿qué tienen que aprender los jóvenes estudiantes para encarar el mundo que les espera? ¿Quiénes -qué docentes- les van a enseñar ese saber? ¿Cómo vamos a evaluar estos saberes?”, planteó Miguel a Télam en una entrevista en el ministerio de Educación y Deportes.
Mercedes Miguel reafirma que el centro del plan es mejorar “los aprendizajes significativos”, aquellos que al momento de salir de la escuela les agregue a niños y jóvenes una “mochila de capacidades que les permitan ser agentes de cambio en el contexto en que viven”.
“Creamos por primera vez en Argentina una red federal para mejorar los aprendizajes” -que tuvo su primer encuentro los pasados 8, 9 y 10-, además del Consejo Federal, que es la reunión del ministro de Educación la Nación, Esteban Bullrich, con sus pares provinciales”.
La idea es trabajar con las provincias -algunas han hecho innovaciones muy acertadas- “consensuando el plan estratégico de política educativa de Argentina 2016-2021”, anunció.
De la Secretaría que preside la funcionaria dependen el Instituto Nacional de Formación Docente y la Dirección Nacional de Currículum, Saberes y Capacidades. El área trabaja con la Secretaría de Evaluación.
Según Mercedes Miguel, se tratar de “reconocer y rescatar cuáles son las políticas públicas educativas ligadas no solamente a la innovación en la mejora de procesos de enseñanza y aprendizaje, sino cuáles son aquellas otras dimensiones que se reconocen que afectan, modifican o mejoran el proceso educativo”.
Para el debate y el análisis de cómo repensar la educación, “las neurociencias se han puesto sobre la mesa, y por eso el convenio con la Fundación Ineco, que preside el doctor Facundo Manes, pone al equipo a disposición de este ministerio para poder contar con evidencia científica, empírica”.
¿Qué es aquello que permite mejores aprendizajes? ¿Cuáles son las cosas que están dificultando el aprendizaje en niños, niñas, jóvenes y adolescentes? 
Las preguntas fueron disparadores que convocaron a un millar de docentes a una jornada en Tecnópolis, en la que el neuropsicólogo finlandés Pekka Rasanen expuso cómo se aprende la matemática en el nivel primario para preparar a los chicos en el razonamiento algorítmico en la secundaria. 
“Armamos la red federal para lograr cambiar la tendencia de que nos va cada vez peor en el aprendizaje”, dice la funcionaria para quien la verdadera inclusión social se garantiza con “la igualdad en el acceso al saber”.
Una agenda muy ambiciosa tenemos en la formación de nuestros docentes en el país, a la gestión en el territorio, los equipos técnicos que necesitamos que existan en cada ministerio, y la dimensión de planeamiento estratégico con uso de datos y evaluación para poder saber fehacientemente cuál es nuestra situación y, a partir de allí, cambiar la realidad.
La Secretaría nace con el objetivo “de lograr nivelar la calidad de la educación en la Argentina con acciones innovadoras que permitan modificar estructuras que impiden un progreso”.
“Nuestro principal objetivo es el acceso al saber de forma equitativa para todos los chicos de la Argentina indistintamente a donde se haya nacido, como dicen Esteban y Mauricio (el presidente Macri), que se pueda acceder a una escuela de calidad en tu barrio o pueblo”, enfatiza.
La funcionaria desea que “nos empiece a ir mejor no solamente como país sino a cada uno de los chicos en su proceso escolar; para que cuando termine la escuela secundaria, tengamos más chicos ingresando a la universidad o al mundo del trabajo”.
“Que sean lo que quieran ser. Pero que puedan terminar su escolaridad obligatoria con la mejor calidad de aprendizaje es el mejor camino para lograr un desarrollo social ascendente”, apuesta. (Télam)

Compartir