Cuatro heridos en una manifestación que intentó ingresar a la residencia de Alicia Kirchner

Al menos cuatro personas resultaron con heridas cuando la policía de Santa Cruz reprimió una manifestación espontánea que, pasada la medianoche del viernes, intentó ingresar a la residencia oficial de la gobernadora Alicia Kirchner, en Río Gallegos, en reclamo del pago de haberes adeudados, luego de difundirse que la ex presidenta Cristina Kirchner había llegado al predio.
Tres heridos se registraron en el primer accionar de la Infantería, pasadas las 0.30, sobre el portón de la calle Piedra Buena, frente a la Jefatura policial, hacia donde se habían volcado los efectivos para dispersar a los manifestantes que lograron franquear la reja del otro ingreso hacia los jardines de la residencia oficial.
Un chofer de ambulancia terminó con varios perdigones de goma en su espalda, el fotógrafo Jorge Riquelme de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) -uno de los despedidos del periódico Prensa Libre, del empresario detenido Lázaro Báez- recibió una herida en la cabeza y un dirigente de izquierda resultó con una herida en la pierna. Los primeros heridos fueron asistidos en el Hospital Regional Río Gallegos y la dirigencia de ATE informó que estaban fuera de peligro. También se informó que un cuarto manifestante resultó herido en la cara, a la altura del ojo, avanzada la madrugada, durante otra acción de dispersión de las fuerzas policiales.

Infantería.
La permanencia de la gobernadora y la ex presidenta en la residencia oficial no puedo ser confirmada, en tanto algunas fuentes especulaban que ambas se habían retirado del predio aprovechando la confusión durante los sucesivos tumultos.
El Ministerio de Seguridad, responsable de la seguridad de la ex presidenta Cristina Fernández, movilizó fuerzas de seguridad -Gendarmería y Policía Federal- desde el interior de Santa Cruz hacia la capital provincial.
Otros manifestantes resultaron afectados por los gases lacrimógenos utilizados en reiteradas oportunidades por la Infantería, ante el accionar de un grupo reducido que, repudiado por el grueso de la protesta, arrojaban piedras hacia las ventanas de la residencia.
Los manifestantes esperaban cada oportunidad que se disiparan los gases para volver a apostarse frente a ambas puertas de la residencia, aunque, hacia las 2.30 de hoy, el número fue menguando.

El reclamo.
La protesta inició pasadas las 21, cuando entre los sectores en conflicto por reclamos salariales y el pago de los haberes de marzo circuló en las redes sociales que la ex presidenta Cristina Fernández había ingresado a la residencia de la Gobernación. Los manifestantes reclamaban el pago de salarios, tal como rezaban los carteles que pegaron en los portones de la residencia, al igual que los cánticos, al tiempo que hacían tronar ollas y palos, con lo que lograron sortear en el primer intento la reja sobre la calle Alcorta, además de encender fuego en las esquinas de Piedra Buena y Teófilo de Loqui.