Cuba rinde homenaje al Che Guevara a 50 años de su muerte

Cuba rinde homenaje este domingo a Ernesto Che Guevara, su “guerrillero heroico”, a 50 años de su muerte en Bolivia y a dos décadas de la llegada de sus restos a la isla.
Es el primer homenaje al Che en Cuba sin Fidel Castro, su jefe y amigo, quien murió en noviembre pasado y que en 1967 instituyó el 8 de octubre como el día del “Guerrillero Heroico” y convirtió al Che en símbolo del “hombre nuevo”, que ambos intentaron forjar.
Con su uniforme de general, el presidente Raúl Castro asiste a la ceremonia, aunque aún no se anunció al orador central del acto que comenzó a las 7.30 (hora local).
La sede del acto es Santa Clara, 300 kilómetros al este de La Habana, ciudad que adoptó al argentino-cubano tras la batalla que en diciembre de 1958 capitaneó allí Guevara, y marcó el derrumbe de la tiranía de Fulgencio Batista y el triunfo de Castro el 1 de enero de 1959.
Una comitiva oficial cubana partió también el sábado hacia Bolivia, donde se realizarán una serie de actos conmemorativos, con el apoyo y la participación del presidente Evo Morales.
La encabeza el histórico Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, muy ligado al Che en su campaña militar en Cuba, y la integran también los cuatro hijos del Che: Aleida, Celia, Camilo y Ernesto, así como dos militares cubanos sobrevivientes de la guerrilla boliviana, el general (r) Harry Villegas (Pombo) y el coronel (r) Leonardo Tamayo (Urbano).
Alrededor de 70.000 personas asisten al acto en Santa Clara, entre ellos, Luis Monteagudo, un mestizo delgado de 79 años que combatió a las órdenes de Guevara en el Congo.
En un memorial en Santa Clara fueron sepultados también los restos de otros miembros de la guerrilla boliviana que llegaron junto a los del Che en 1997 y que fueron bautizados entonces por Fidel Castro como el “Destacamento de refuerzo”.
Pues los restos arribaron a la isla tras pasar 30 años en una fosa oculta en un aeródromo militar boliviano y cuando Cuba sufría una fuerte crisis originada por el derrumbe soviético y el aislamiento político.
Detrás de la plaza de Santa Clara, presidida por una estatua de bronce del Che con un brazo en cabestrillo y mirando al sur, una bóveda subterránea -que simula una cueva- guarda los restos del Che y de 20 de sus compañeros de guerrilla, entre ellos la alemana Tamara Bunke (Tania), la única mujer.
En la parte posterior, pero en la superficie, un museo guarda objetos personales y fotos de los guerrilleros. A unos 50 metros al este, en decenas de tumbas, están los restos de los hombres que combatieron bajo sus órdenes en el Congo y en Cuba.

“El Che”.
Nacido el 14 de junio de 1928 en Rosario, Argentina, Guevara fue un inquieto joven de familia burguesa que estudió medicina y protagonizó un histórico viaje en moto por Sudamérica con su amigo Alberto Granados.
Era fotógrafo ambulante en México cuando conoció a Fidel Castro, que preparaba la expedición del Granma.
Ministro de Industrias y presidente del Banco Nacional tras el triunfo de Fidel, Guevara se casó con Aleida March y tuvo cuatro hijos. Antes de ir a Cuba había tenido otra hija con la peruana Hilda Gadea (1925-74): Hildita, que nació en 1956 y murió en 1995.
A medio siglo de su muerte, Cuba apuntala este domingo el símbolo, inmortalizado en una imagen de Alberto Korda, una de las más publicadas en la historia mundial de la fotografía. (AFP)