Blanco, el intendente de Santa Rosa que llegó a presidente

CINE NACIONAL

Mañana a las 22 horas en el cine Milenium se estrenará, al igual que en la mayoría de los cines del país, la última película del director Santiago Mitre, “La Cordillera”. El film, que tuvo un costo de 6 millones de dólares, presenta al personaje principal, Hernán Blanco (Ricardo Darín), como el presidente de la nación argentina. El llamativo dato es que previamente a ser presidente, Blanco fue intendente de la ciudad de Santa Rosa, La Pampa. Un político tildado por la prensa como “invisible”, del que mucho no se sabe y que ganó las elecciones por una mínima diferencia de votos bajo la consigna de ser “un tipo común, simple, de barrio, como vos, un tipo… blanco”.
En “La Cordillera”, Darín viaja como presidente a su primera cumbre latinoamericana, en esta oportunidad en Chile, donde el objetivo es establecer una alianza petrolera en la región. Es su chance para relacionarse con los presidentes vecinos y salirse de ese estado de “invisibilidad”.
Camino a un hotel aislado en las montañas nevadas, Hernán, acompañado de su fiel asesora Luisa (Erica Rivas), quien parece conocerlo de cuando él era intendente de Santa Rosa, y del imperativo jefe de gabinete Castex (Gerardo Romano), quien es en realidad quien lleva las riendas de la presidencia, se entera que el ex marido de su hija está a punto de denunciarlo por malversación de fondos.
A partir de esto, Blanco le pedirá a su hija Marina (Dolores Fonzi), que lo acompañe en la convención con la intención de tener más información sobre este asunto que puede empañar su novel imagen. De allí en más, como un alud, se desatarán una serie de acontecimientos que delinearán la débil figura personal y pública del presidente argentino.

Política familiar.
Santiago Mitre y Mariano Llinás narran una historia que alterna entre el drama familiar, el thriller político y un cosmos onírico, casi profético.
Muchas críticas han comparado la forma de contar los tejes y manejes políticos, sumados a las cuestiones familiares del presidente, con la serie norteamericana “House of Cards”. Pareciera que nunca se terminan de conocer las intenciones del presidente, hasta que éste enseña sus filosas garras, situación que sentará una nueva posición: el “invisible” dejará de serlo.
Otros críticas aseguran que es casi imposible no comparar a Hernán Blanco en algunos pasajes con el actual presidente argentino Mauricio Macri.
La película plantea un complejo e inteligente juego de traiciones cruzadas y confabulaciones tanto dentro del equipo de Blanco como en el tablero internacional, donde no sólo entrarán en juego las alianzas y traiciones entre los mandatarios regionales sino también el lobby de un enviado del gobierno estadounidense, interpretado por Christian Slater.

Anuncian funciones inclusivas
El cine Milenium proyectará el viernes a las 20 horas, una función de “El fútbol o yo” subtitulada para personas con hipoacusia o dificultades de audición. Se verá en texto, como el sistema Closed Caption (CC), la transcripción del audio de la película.
Si bien es una ley para el cine argentino, la reglamentación se cumple por ahora en algunos canales de televisión y es la segunda película nacional que se exhibe con subtítulos en cines.
La comedia estelarizada por Adrián Suar y Julieta Díaz, muestra las desventuras de un fanático del fútbol, capaz de ver partidos durante las veinticuatro horas del día, y es apta para todo público.
Desde la dirección de los cines de Santa Rosa se informó que además, la película “La Cordillera”, también tendrá una función subtitulada en los salas de la ciudad.