Declararon el estado de emergencia en Charlotte

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, declaró el estado de emergencia en la ciudad de Charlotte, que vivió ayer la segunda noche de disturbios tras la muerte de un afroamericano en un supuesto caso de violencia policial, protestas en las que 11 personas resultaron heridas y hubo 44 detenciones.
McCrory ordenó el despliegue de la Guardia Nacional de Carolina del Norte, un cuerpo militar, para apoyar a la Policía de Charlotte a controlar la ciudad, que tiene unos 825.000 habitantes y un 35% de población negra.
El gobernador tomó esta decisión después de conocer que una persona resultó herida de gravedad (se encuentra en condición crítica) por el impacto de una bala durante los disturbios de ayer que empezaron al anochecer y se prolongaron hasta la madrugada.

Heridos.
La Alcaldía de Charlotte, que inicialmente dio a la persona por muerta, se apresuró a aclarar que el disparo se produjo “de civil a civil” y no por parte de un Policía, aunque el tiroteo tensionó los ánimos en la protesta.
Nueve civiles y dos policías resultaron heridos y 44 manifestantes fueron detenidos en la segunda noche de violentas protestas, informó el jefe de policía local, Kerr Putney, en conferencia de prensa.