Decomisan 400 kilos de carne procedentes de La Pampa

Agentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que realizan controles de rutina en los puestos de la Barrera Zoofitosanitaria decomisaron alrededor de 1.400 kilogramos de carnes, frutas y hortalizas a partir de la detección de varias infracciones.
El organismo nacional, informó que en el Puente Dique Catriel se decomisaron más de 400 kilogramos de carne bovina con hueso proveniente de La Pampa y que eran transportados en dos vehículos particulares de manera oculta y sin las condiciones requeridas para garantizar su salubridad.
El primero de ellos pertenecía a un ciudadano de la localidad de Catriel que provenía de 25 de Mayo, La Pampa; durante la inspección los agentes encontraron en la caja de ese vehículo 14 costillares bovinos que pesaban en total más de 200 kilogramos.
Más tarde, al revisar otro vehículo que también procedía de 25 de Mayo pero que se dirigía a la ciudad capital de Neuquén, los inspectores observaron que su conductor ocultaba en el baúl y en el interior del auto distintos cortes bovinos con hueso, con un peso aproximado a los 200 kilos.
En ambos casos, por constituir un riesgo para la salud al no presentar las garantías de inocuidad y transporte requeridas, la mercadería fue decomisada y destruida mediante entierro sanitario. Estas tareas se realizaron con la colaboración de la Policía de Río Negro.

Frutas y más carne.
Por otra parte, en el puesto ubicado en el kilómetro 714 de la ruta nacional 3, se decomisaron 500 kilos de mandarinas y 40 kilos de pimientos que eran transportados de manera oculta en el carro de una pick up.
Estas frutas y hortalizas no contaban con el tratamiento cuarentenario que es obligatorio para ingresar a la Patagonia y preservar el área libre de la plaga mosca de los frutos.
En el mismo puesto se decomisaron casi 400 kilos de carne y menudencias bovinas frescas (22 planchas de asado con hueso, tres chuleteros, cortes sin hueso, lenguas, chinchulines y mollejas).
Esta mercadería no fue declarada por el chofer, carecía de documentación sanitaria y era transportada de manera oculta dentro de la cucheta dormitorio del vehículo que se dirigía desde Bahía Blanca hacia la localidad de Cipolletti, en Río Negro.
El decomiso se realizó con el apoyo de personal de Gendarmería Nacional.