Denuncian que cada vez hay más roedores en los barrios

En la edición del jueves de este diario se publicó una nota alertando sobre la aparición en la ciudad de la bacteria de la leptospirosis, una consecuencia colateral de las inundaciones y de la grave crisis sanitaria que atraviesa Santa Rosa.
Ayer, vecinos de distintos barrios enviaron fotografías con roedores de distintos tamaños. Detrás del Plan 5000 (en diferentes lugares de esa zona hay basurales a cielo abierto) y hasta en pleno centro aparecieron por estas horas ratas muertas con el consiguiente riesgo para mascotas y perros callejeros.
En la tarde del miércoles un cronista de este diario vio en plena esquina de las calles 9 de Julio y González (en el centro de la ciudad) a un perro que en su boca llevaba una rata de grandes dimensiones.
En los últimos meses desde distintos barrios y desde el centro la queja de los vecinos son constantes y la fotografía que acompaña esta nota es elocuente. Y en ese cuadro ya se alertó por distintas vías sobre la muerte de perros a raíz de la leptospirosis, una zoonosis bacteriana que afecta a humanos y animales.
Los principales síntomas en la mayoría de los casos son fiebre, cefalea, dolores musculares, articulares y óseos, ictericia, insuficiencia renal, hemorragias y afectación de las meninges. No es específicamente mortal y se contagia por contacto directo con orina o tejidos de animales infectados, o bien de forma indirecta, por contacto con agua o tierra contaminadas. Se manifiesta principalmente en épocas de lluvias e inundaciones y es estacional: entre agosto y septiembre o entre febrero y marzo.

Control de roedores.
Veterinarios consultados por LA ARENA coincidieron en que las condiciones climáticas están dadas para que el cuadro sea peor y por eso hay recomendaciones para combatir la enfermedad al tiempo que se pide la vacunación de mascotas y perros callejeros.
“El mes pasado tuve dos casos positivos en perros, comprobados el Instituto Pasteur. Es un montón para un mes. Uno de los perros se murió, el otro sobrevivió. Entiendo que la cifra podría haberse incrementado después de las inundaciones porque la bacteria necesita de un medio acuático para sobrevivir”, dijo la veterinaria Sofía Martín. Y agregó: “Lo mejor es el diagnóstico precoz, no tener depósitos de agua estancada y sobre todo hacer control de roedores”.
En tanto, la municipalidad santarroseña informó ayer que continua con las jornadas de “Mejoramiento, descacharrizado, y limpieza de basurales”. Ayer se llevó a cabo esa tarea en el barrio Ananía con personal de Vialidad Municipal, el Emshu y Dirección de Tránsito. Hoy, 8 a 13, se hará lo mismo junto a castración de animales: el punto de encuentro es Posta de Yatasto entre Paraná y L. Romero.