Desclasifican mil páginas de informes de Estados Unidos sobre la dictadura argentina

La Cancillería y la Secretaría de Derechos Humanos distribuyeron hoy los documentos desclasificados que el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, entregó al presidente Mauricio Macri en la visita oficial que concretó la semana pasada.
Se trata de 1078 fojas que corresponden mayormente a documentos diplomáticos, pero también originados en otras fuentes como el FBI y el Pentágono, que informan y evalúan sobre las acciones del gobierno militar de facto que gobernó la argentina entre 1976 y 1983.
Dichos documentos estarán disponibles a partir de hoy en la página oficial de la Dirección Nacional de Inteligencia norteamericana, www.dni.gov, según el acuerdo que establecieron ambos gobiernos para dar a conocer estos documentos.
La presentación se realizó en la Casa Rosada y estuvo encabezada por el vicecanciller Carlos Foradori, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y el embajador especial para Derechos Humanos, Leandro Despouy.
“Esta es la continuidad de la búsqueda de la verdad de los hechos que sucedieron en la dictadura militar”, definió Foradori y enumeró que los archivos desclasificados proceden de la Casa Blanca, el Departamento de Estado, la embajada norteamericana en Buenos Aires y de la correspondencia entre el presidente de facto Jorge Rafael Videla y Jimmy Carter.
Avruj por su parte destacó la “ponderación permanente a la intervención de los organismos de derechos humanos” que hacen en sus documentos los funcionarios norteamericanos y destacó también las posturas de Carter y de su secretaria de Derechos Humanos, Patricia Derian.
A modo de resumen, la secretaría a cargo de Avruj distribuyó un informe con sinopsis de lo que, a criterio del organismo, es lo más relevante de las fojas desclasificadas y que incluye, por ejemplo, el caso de Alfredo Bravo y la reunión de 4 horas que mantuvo con el entonces embajador Raúl Castro, en la que detalló su detención y tortura.

Otros documentos.
También menciona una carta del embajador de Argentina en Tel Aviv a Derian sobre la situación de Jacobo Timerman; la confesión de Videla de que su gobierno tenía detenidos a la familia Deutsch; el informe de Derian sobre los Derechos Humanos en Argentina que el secretario de Estado, Henry Kissinger, había borrado partes y otros datos que vienen a complementar la información surgida en las investigaciones locales.
Analizando estos contenidos, Avruj mencionó que “están los ejes puntuales que tienen que ver con los derechos humanos pero también hay informes de geopolítica, que tienen que ver con la penetración rusa y cubana y otros temas de interés para el Departamento de Estado”.
Despouy destacó la primera gestión para acceder a los documentos de Estados Unidos que realizó Abuelas de Plaza de Mayo en 2002 y que terminó con la desclasificación de 4507 documentos.
El embajador anticipó que el gobierno argentino irá por más y pedirá los informes del período 73-76, que es cuando se empieza a desplegar el Plan Cóndor, que consistió en la represión coordinada de los países de la región, y en este sentido aclaró que ya se firmaron convenios con Uruguay, Brasil y Chile para intercambiar la información del plan represivo regional. (Télam)

Compartir