Descubrieron por qué la cebolla hace llorar y cómo evitarlo

La situación gastronómica se repite y repite a través de los años. Cada vez que se corta una cebolla en pequeños trozos las lágrimas comienzan a caer. La ciencia conocía cuál era el factor pero no el funcionamiento.
Según consignó Infobae, un químico sofisticado, encargado de defender el bulbo de la cebolla de los depredadores en un medio silvestre, es el responsable del llanto. Una vez que se pica la cebolla, se rompen células y la enzima, la alianza, se vincula con una molécula inodora en el interior del alimento conocida como trans-(+)-S-(propenil)-L-cisteina sulfóxido.

Irritación y lágrimas.
De esa combinación se desprenden sustancias que, una vez que llegan a los ojos, provocan una cierta irritación y pocos instantes después lágrimas. El proceso fue descubierto hace años. Pero los investigadores de Case Western Reserve University de Ohio se propusieron ir más allá y averiguar cómo funciona la enzima.
Los investigadores, en su trabajo publicado en ACS Chemical Biology, analizaron la sintaza: la enzima que ayuda a darle forma a la molécula inodora y lograron comprender cómo interactúan los químicos. Gracias al estudio de la enzima “como un todo” pudieron ver un “sitio activo” cuando se unía a otro compuesto.

Cómo evitar llorar.
Luego de combinar sus observaciones con información conocida sobre proteínas similares, descubrieron que la reacción anterior altera el ácido sulfénico que tiene la cebolla y la transforma en un producto lacrimógeno llamado Sulfóxido de tiopropanal.
Según el informe, la única alternativa es enfriar las cebollas en la heladera algunas horas antes de picarlas. Explicaron que el frío sirve para ralentizar la formación de Sulfóxido de tiopropanal: el responsable y causante de las lágrimas.