Desembarca en Santa Rosa la cadena Farmacity

TIENE 180 SUCURSALES

Desde varios meses se viene hablando que la cadena de farmacias que funciona como Farmacity desembarcará en Santa Rosa, y ahora aparece como una posibilidad cierta a un par de meses vista.
Así se deduce porque la información hoy es bien concreta. Este mismo año Famarcity estará operando en la capital provincial. En pleno centro de la ciudad se está remodelando un local -en realidad una ampliación que incluye la construcción de una planta alta sobre el inmueble que ya existe- para que en dos, a lo sumo tres meses, la compañía esté operando.
Farmacity es una empresa argentina del Grupo Pegasus, y es el resultado del emprendimiento de un grupo de inversores y empresarios de diversos sectores. Su característica es la de funcionar con un formato de autoservicio o drugstore. Es minorista en venta de medicamentos, cuenta con casi 5.000 empleados en todo el país y unos 180 locales en diversas ciudades.

Local de dos plantas.
Algunos propietarios de farmacias locales habían hecho escuchar su voz de alerta ante lo que suponen una fuerte competencia, aunque otros desde el mismo sector no le dan más importancia que la de “una farmacia más” que empezará a trabajar en la ciudad.
Farmacity le alquiló al comerciante Osvaldo Rovira el local ubicado en calle Avellaneda al 200, donde hasta hace poco funcionó un comercio de venta de accesorios para mujer, que incluye venta de carteras, bijouterie, gorros, bufandas, etc.
Ese comercio se trasladó ahora a la vereda de enfrente -donde está la galería Marco Polo-, y Farmacity empezó en aquel espacio una modificación que incluye la construcción de una planta alta. Es conocido que la empresa pretende sitios que tengan no menos de 450 metros cuadrados, pero ahora se “conformaría” con uno de 10 metros por 26.

Empezaron obras.
En un principio los agentes que se interesaron por encontrar un inmueble para el futuro emprendimiento en pleno centro pensaron en uno ubicado en la esquina de Avellaneda y Mansilla -funciona un negocio de venta de elementos de computación-, pero el propietario se negó a construir una planta alta que era la exigencia de Farmacity y la operación se frustró.
Posteriormente la firma accedió a firmar contrato con Rovira -pese a que la superficie es un poco menor que lo que requería-, y ya a mediados de mayo pasado recibió la llave de manos del propietario para empezar las obras necesarias.

Más que medicamentos.
Se cree que en un par de meses las tareas de construcción estarán listas para que el emprendimiento se ponga en marcha. Farmacity es considerada por muchos como una suerte de “supermercado”, que no sólo se circunscribe a la venta de medicamentos, sino a una serie de productos que van desde perfumería y aromáticos, pasando por elementos de limpieza, dermocosméticos, cuidado de la salud, etc.
Es un lugar donde se puede encontrar “casi de todo”, que suele ampliar su horario de atención al cliente, y que resulta un autoservicio.
Una novedad que, en principio, podría atraer la atención de los santarroseños. Pasada la novedad, estiman los farmacéuticos, todo volvería a la normalidad y “pasará a ser una farmacia más”.

“Al principio, por curiosidad”.
“La diferencia es con el modelo de farmacia que el Colegio de Farmacéuticos propone, pero nada más que eso”, dijo Miguel Osio, vicepresidente de la Federación Farmacéutica de la República Argentina, al referirse al desembarco de Farmacity en Santa Rosa.
El dirigente dijo que en nuestra provincia se “adhiere a un determinado modelo de farmacia, que es la española, más profesional, anterior a los años ’90, que generalmente es propiedad del farmacéutico que es quien la atiende”. Hoy cualquier persona física o jurídica puede tener farmacia, teniendo un farmacéutico como director técnico.
Según Osio, Farmacity correspondería a un modelo más estadounidense. “Creo que es una farmacia más, que va a competir más con Carrefour que con nosotros”, agregó. “Quizás el primer tiempo irá la gente como una novedad, pero no sé cómo en una comunidad como Santa Rosa puede competir con las otras con los mecanismos que ellos tienen”.
En la capital provincial “hay alrededor de 70 farmacias”, reveló Osio, quien explicó que la Organización Mundial de la Salud indica que tendría que haber una cada 3.000 habitantes. “Con esta cantidad de farmacias debiéramos tener 210 mil habitantes, lo que habla de un mercado saturado”, indicó.
Osio agregó que en La Pampa las farmacias “son pymes, medianas y chicas”, en la mayoría de los casos administradas por sus dueños. Explicó que “en los ’80 la rentabilidad era buena”, pero hoy no es tan así; y que hay costos fijos que “producen alguna preocupación”, entre gastos de energía, tener buenas instalaciones, atender los sueldos de los empleados “que tienen que estar actualizados, y está bien que así sea… no es fácil”, concluyó.