Despertó el nene de tres años que se cayó de un noveno piso

Un milagro. Una ayuda divina. Una protección angelical. Fueron numerosos los conceptos que describieron la historia del pequeño tucumano Martín Núñez. El nene, de tres años, se cayó del noveno piso de su departamento en Tucumán y fue hospitalizado pero su evolución tan rápida sorprendió a propios y extraños y hasta los mismos médicos que lo atendieron hablaron de un milagro o de algo difícil de explicar.
Martín despertó y su riesgo de vida es “bajísimo”, de acuerdo con Cristina García de Alabarse la directora del hospital de Niños de Tucumán.
La médica dijo que el menor está sin respirador desde este miércoles a la mañana y muestra una evolución muy buena. “Teniendo en cuenta el estado de crítica con que llegó al hospital su recuperación es milagrosa”, explicó al diario Clarín. Confirmó que por ahora no se puede hablar de una fecha de alta porque, según dijo, depende de muchos factores.

De buen humor.
Según el diario La Capital de Rosario, en tanto, el último informe dado a conocer por las autoridades del hospital indican que “el paciente está consciente, de buen humor e interactúa con sus seres queridos”.
El nene no se rompió ningún hueso ni fue sometido a cirugías mayores pero si sufrió una importante contusión pulmonar y traumatismos en el abdomen y el cráneo. La complicación respiratoria fue generada a partir de la lesión pulmonar es justamente la razón por la cual sigue internado en la sala de Terapia Intensiva. Y es por eso además que sigue recibiendo oxígeno por máscara. “Todavía mantenemos ciertos resguardos pero somos muy optimistas: Martín está conciente, de buen humor e interactúa con sus seres queridos”, dijo la directora del centro asistencial.

Máscara.
Por su parte, la mamá de Martín dijo que solo queda la máscara de oxígeno, que lo ven dos veces al día, a la mañana y a la noche, ya hace gestos y mueve las piernas y lo único que hace falta es que hable. “Nos dijeron que por el susto y por estar en un ambiente que no conoce tiene un pequeño trauma que le impide hablar pero estamos trabajando para que lo haga. Nada más tiene que tomar confianza y eso se logra con nuestra estimulación. Nosotros también creemos que fue un milagro. Es increíble que a una semana de haberse caído esté despierto, tomando leche, haciendo caras, no tiene ni un moretón, hay tener que tener paciencia”, sostuvo.

Milagro.
La familia se mostró muy emocionada además en las redes sociales. “Martín está muy bien, comenzó a tomar leche y está más activo: ya hace señas con la cara cuando le preguntan algo”, escribió su abuela Patricia Robles, en su cuenta de Facebook. Lucía Nuñez, su tía, habló de una ayuda divina en Twitter: “Le debemos tanto a Dios: la verdad que todo esto fue un milagro”.
Foto: Patricia Robles con su nieto Martín Núñez (Facebook)