Diego Schwartzman avanzó a los cuartos de final del US Open

El porteño Diego Schwartzman dio este domingo un nuevo paso en su excelente semana en el US Open, al avanzar por primera vez en su carrear a Cuartos de Final de un Grand Slam, merced a la victoria sobre el francés y decimosexto sembrado Lucas Pouille.
Schwartzman (29), entrenado por Juan Ignacio Chela, se impuso con parciales de 7-6, 7-5, 2-6 y 6-2 en dos horas y 35 minutos de juego.
Ahora el porteño se mide al español Pablo Carreño Busta (12), que superó en otro partido de cuarta ronda al canadiense Denis Shapovalov por 7-6, 7-6 y 7-6.
A la espera de lo que ocurra con el tandilense Juan Martín Del Potro este lunes, Argentina podría incluir a dos tenistas en cuartos de final por primera vez en la última década.
Schwartzman, que por primera vez juega como preclasificado de un Grand Slam (N.29), dio también la sorpresa en la tercera ronda al bajar al quinto favorito y campeón de 2014, el croata Marin Cilic.
El argentino nunca había enfrentando a Pouille en el circuto de la ATP, pero sí se conocen de los torneos Challenger, donde en 2013 superó al francés en la qualy del torneo de Bastad en Suecia.
El argentino consiguió quiebres claves en los dos primeros sets, incluido un muy disputado primer parcial de 50 minutos, que se llevó en el tiebreak gracias a sus incisivos ataques al fondo.
Schwartzman jugó con tal intensidad, que en la mitad del tercer set pidió un tiempo médico para atenderse de un molesto dolor en la parte trasera del muslo derecho.
“No sé ni como pude ganar, porque sentí un dolor muy fuerte en mi pierna. No sé que fue. Pero estoy feliz de ser cuartofinalista por primera vez”, dijo Schwartzman al pie de cancha.
Tras un breve bajón y cederle el parcial al francés, volvió a encarrilarse y tras quebrar en el sexto game del último set para adelantarse 4-2, convirtió en rutina los siguiente pasajes para sellar el triunfo más notable de su carrera hasta la fecha.
Hasta aquí, su mejor desempeño en un Gran Slam fue la tercera ronda que consiguió este año en la arcilla del Roland Garros, su superficie preferida.
Con su ingreso a cuartos de final, Schwartzman asegura un cheque de 470.000 dólares, poco más de la mitad de lo que ha ganado este año.
El argentino nunca ha enfrentado a Carreño Busta en su carrera, pero prevé otro partido disputado, si la lesión no tiene mayores consecuencias.
“El viene jugando un buen torneo. Lo demostró hoy al ganarle a un rival difícil. Espero dar un buen juego”, indicó Schwartzman.