Difunden informe sobre las antenas de TV en Córdoba

Los informes fueron presentados por Arsat y por la Comisión Nacional de Comunicaciones ante las autoridades municipales y el gobierno cordobés, según consta en la nota enviada al secretario de Ambiente de la provincia, Luis Federico Bocco, el 6 de diciembre pasado, que conforman el denominado Aviso de Proyecto.

Al fundamentar la decisión de obstaculizar el funcionamiento de la antena, el gobernador de Córdoba, Juan Manuel de la Sota, dijo en su oportunidad a la prensa que no se había solicitado autorización alguna.

“Nosotros tenemos una reglamentación que exige la presentación de un estudio de impacto ambiental y de un seguro ante el riesgo de un accidente”, sostuvo el gobernador.

En la documentación de Arsat enviada al secretario Bocco, se concluye en resumen que la actividad económica, la vegetación y fauna y la calidad de paisaje con la instalación de las antenas quedan “sin alteración significativa”.

Para el suelo, agua y aire, el beneficio pasa porque “el terreno se encontraba desocupado, cubierto de malezas” y con las antenas “el predio se mantendrá en condiciones de higiene adecuadas, cercado, etc.”.

El gran diferencial entre la columna de con y sin proyecto es que con las antenas los consumidores tendrán “servicios de televisión de alta calidad, gratuito y con varias propuestas de programación”.

El capítulo 3 de este Aviso de proyecto enviado a las autoridades cordobesas, se dedica exclusivamente al impacto ambiental y determina que “no habrá impacto significativo” sobre los ecosistemas, no hay áreas naturales protegidas en la zona, como tampoco zonas con valor antropológico, arqueológico, histórico y que pertenezca al patrimonio Cultural Nacional o provincial.

Por otra parte, la CNC remarcó que la irradiación de la antena de televisión digital es “más de 36 veces inferior” a la permitida por las Organización Mundial de la Salud y por las leyes de salud argentina.