Documental sobre el pueblo ranquel en Casa de La Pampa

La Casa de La Pampa conmemoró ayer el “Día del Respeto a la Diversidad Cultural” con la proyección del documental Eymi Newengi (tu eres fuerte), un trabajo etnográfico de María Sabaidini sobre la Nación Ranquel en la provincia de La Pampa.
La exhibición del documental se llevó a cabo en la delegación provincial y contó con la presencia de los responsables de las áreas de Cultura y Relaciones Institucionales, Cristian Accattoli y Nora Raina, respectivamente.
La directora del proyecto agradeció a la Casa de La Pampa la posibilidad de mostrar su trabajo en Buenos Aires, en lo que fue el pre-estreno del largometraje en Buenos Aires.
“Eymi Newengi es un proyecto que nace en 2013, en la carrera de Imagen y Sonido en la Universidad de Buenos Aires (UBA), a partir de una entrevista grabada en 1998 con la Cacique General de los Ranqueles, Ana María Rosas Domínguez, antes de la restitución de los restos del Lonko Mariano Rosas a Leuvu-co. Conversamos la temática con Clara Duarte y Lucas Morillo y comenzamos a hacer la investigación”, explicó Sabaidini.
El film relata la actualidad y la lucha del pueblo Ranquel, haciendo especial hincapié en la mujer y en sus roles activos y determinantes para esta cultura, como la Lonko en el plano político, la Machi en el plano espiritual y la Artesana en el plano económico.
“Realizando la investigación descubrimos que la mujer ranquel estaba doblemente invisibilizada, pero que en realidad ocupa lugares de relevancia en la estructura social, en la lucha por sus derechos y el rescate de sus saberes ancestrales”, detalló la directora del film.
Sabaidini agradeció el apoyo de la Cátedra Fischbein, la Carrera de Imagen y Sonido de la UBA, el Consejo de Lonkos del Pueblo Ranquel, la Secretaría de Cultura pampeana, el Ministerio de Bienestar Social de La Pampa, la Dirección de Educación y la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Santa Rosa y del Instituto de Antropología INAPL.

Foto: De izquierda a derecha: Lucas Morillo, Cristian Accattoli y María Sabaidini. 

Compartir