La secretaria general de Utelpa, Claudia Fernández, se accidentó en la ruta 5

Un grave siniestro vial tuvo lugar esta mañana, poco antes del mediodía, en la ruta nacional 5, en el ingreso este de la ciudad de Santa Rosa. Dos autos que circulaban en la misma dirección chocaron entre sí y salieron descontrolados, uno hacia cada banquina. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas fatales, aunque sí heridos.
De acuerdo a los relatos de lo sucedido que este diario pudo reconstruir en el lugar del incidente, se supo que la conductora del Volkswagen Vento, la dirigente sindical Claudia Fernández, secretaria general de Utelpa, intentó un sobrepaso sin advertir que otro vehículo venía de frente, una camioneta Fiat Strada cuyos ocupantes no sufrieron ni siquiera un rasguño aunque se llevaron un susto mayúsculo.
Al intentar regresar a su carril, el Vento impactó la parte trasera de un Volkswagen Gol que circulaba en el mismo sentido, al mando de Carlos Di Camilo, un vecino de Anguil, de 73 años, que regresaba a su pueblo luego de visitar la tumba de su hermano en un cementerio de esta capital provincial.
El Gol fue desestabilizado de tal manera por el impacto que su conductor narró que hizo dos trompos sobre el pavimento y luego terminó su recorrido, marcha atrás, sobre la banquina contraria, a metros de la tranquera de ingreso a un predio donde había maquinarias rurales. Exactamente en la banquina opuesta, el Vento se llevó la peor parte: salió hacia la derecha y finalizó chocando de frente contra un añoso ejemplar de Eucalipto, ubicado exactamente frente al ingreso del hipódromo del Jockey Club Santa Rosa.

Traslados.
Al lugar fueron tres ambulancias que se encargaron de trasladar a las personas lesionadas: las tres viajaban en el Vento. Di Camilo resultó ileso pero no salía de su estado de asombro por lo que había ocurrido. “Pensé que habiá reventado un neumático”, repetía a los periodistas y efectivos policiales que le consultaban qué sabía del incidente. “Ahora me entero que me chocó el otro auto”, añadió señalando al Vento.
El que aportó con mayor precisión fue el conductor de la Strada, quien intento una maniobra evasiva cuando vio que un auto se aproximaba por su mismo carril con riesgo de colisionar de frente. “Nos salvamos por poco”, decía, aun en estado de tensión.
Los efectivos policiales montaron retenes en un extremo y otro equidistantes del lugar del siniestro para permitir el trabajo de planimetría. Solo por un momento el paso por la ruta nacional estuvo interrumpido. La mayor parte del tiempo se permitió el paso de los automotores, muchos de los cuales recibieron llamados de atención por hacer caso omiso a los conos y las balizas de las patrullas y circular a más de 20 kilómetros por hora.

Compartir