Dos aeronaves sobre Seúl: la advertencia de EE.UU. a Corea del Norte

Dos bombarderos supersónicos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos volaron hoy sobre Corea del Sur como señal de advertencia al régimen norcoreano de Kim Jong-un tras su reciente prueba nuclear.
Flanqueados por aviones de combate F-15K surcoreanos y F-16 estadounidenses, los dos bombarderos estratégicos B-1B Lancer realizaron un vuelo a baja altura cerca de la base de Osan, unos 50 kilómetros al sur de Seúl, informaron las Fuerzas de EE.UU. en Corea del Sur (USFK) en un comunicado.
Con el despliegue de los dos bombarderos, traídos desde la base estadounidense de Guam en el Pacífico, Seúl y Washington quieren enviar a Pyongyang el mensaje de que “están preparados para responder en todo momento a las amenazas contra la estabilidad y la seguridad” en la región, según el comunicado que reprodujo la agencia EFE.

Aliados.
La demostración de fuerza es “solo un ejemplo de las diversas capacidades militares que forman parte de los recursos de esta sólida alianza para proporcionar y reforzar una amplia disuasión”, afirmó el general Vincent Brooks, comandante de las USFK, citado en el texto.
El general añadió que la prueba nuclear llevada a cabo el viernes por Corea del Norte “supone una peligrosa escalada (armamentística) y plantea una amenaza inaceptable”, y remarcó el “compromiso inquebrantable de EE.UU. de defender a sus aliados en la región”.
El vuelo de bombarderos estadounidenses sobre Corea del Sur, algo inusual al margen de las maniobras militares conjuntas que los aliados realizan periódicamente, podría generar nuevas amenazas de Corea del Norte en un ambiente marcado por la fuerte tensión desde la prueba nuclear del viernes.
Ese test, la quinta y la más potente hasta el momento, generado una gran preocupación ya que según Pyongyang sirvió para presuntamente poner a prueba “con éxito” la miniaturización de cabezas nucleares equipables sobre los misiles de su nutrido arsenal.