El Estado Islámico volvió a teñir de rojo Bagdad, esta vez con 130 muertos

Unas 130 personas murieron hoy y más de 160 resultaron heridas en dos atentados en Bagdad y el más sangriento, reivindicado por el Estado Islámico (EI), tuvo como objetivo un abarrotado centro comercial, justo cuando cientos de familias salían a la calle a la madrugada tras romper el ayuno diario de Ramadán, el mes sagrado del islam.
El atentado golpeó la zona comercial de Al Karrada poco después de la medianoche, especialmente la heladería más popular y antigua de la capital iraquí, uno de los puntos más concurridos durante las madrugadas del mes de Ramadán, cuando las calurosas noches de verano se convierten en el principal momento de socialización.
Según fuentes policiales y hospitalarias, al menos 125 personas murieron, entre ellas varios niños y mujeres, y unas 150 resultaron heridas, informó la agencia de noticias EFE.
Pocas horas después, una segunda bomba explotó en un segundo mercado popular, en el barrio de Shaab, en el noreste de Bagdad, otra zona de mayoría chiita, una de las tres comunidades étnica o religiosas que componen el país y la que desde la invasión de Estados Unidos en 2003 dirige el gobierno nacional.
En ese segundo atentado, que por ahora no fue reivindicado por ningún grupo, al menos cinco personas fallecieron y otras 16 resultaron heridas, según informaron fuentes policiales que pidieron mantenerse anónimas, según la cadena de noticias Al Jazeera.
La mayoría de las víctimas de hoy fallecieron quemadas o sofocadas dentro de un shopping y un centro de entretenimientos de varios pisos, el eje alrededor del cual giraba esa zona comercial.
El enorme edificio quedó en pie, pero calcinado casi por completo. Lo mismo sucedió con los autos y todo lo que estaba alrededor.
Cuando la policía recién empezaba a recolectar los cuerpos de las víctimas que habían quedado calcinados y desparramados en el suelo, el EI reivindicó la autoría del ataque en un comunicado difundiendo por las redes sociales y por páginas web vinculados a milicias extremistas.
“En el marco de las permanentes operaciones de seguridad de los soldados del califato en la ciudad de Bagdad, el hermano muyahidín (combatiente santo) Abu Maha al Iraqui logró hacer estallar su coche bomba en una concentración de renegados”, sostuvo la milicia, haciendo referencia a la comunidad chiita, según reprodujo EFE.
“Con el permiso de Dios proseguirán los ataques de los muyahidines contra los renegados”, advirtió el grupo radical. (Télam)

Compartir