El 2017 será el año de despegue de la realidad virtual en Argentina

El 2017 “será el año de la consolidación” de la industria argentina de realidad virtual (RV), de la mano del crecimiento en la producción -y del aumento de la demanda- de contenidos producidos en el país, así como de una mayor disponibilidad de equipos de bajo costo, coincidieron referentes locales del sector.
De cara al año próximo “las expectativas son muy buenas”, después de un 2016 que quedará marcado como “el año de la gran exposición pública y aparición de los primeros dispositivos de alta calidad a nivel mundial”, en el que “la mayoría de las empresas empezó a evaluar cuál es la forma más eficiente de incorporar estas tecnologías a su cadena de valor”, analizó Martín González, socio de DELTA3.
El 2017 “será el año de la consolidación. La mayoría de nuestros clientes están cerrando sus presupuestos con la incorporación de algún proyecto de realidad virtual en diferentes áreas de aplicación”, enfatizó en diálogo con Télam el gerente de la joven empresa que entre otras cosas fabrica simuladores de RV en su taller de Lanús.
En el mismo sentido, para el director de la productora Ñoño VR, Gonzalo Sierra, en 2017 “va a haber muchas más productoras haciendo contenidos, y más demanda por parte de las audiencias y de distintos medios que están empezando a recopilar contenidos (de video) en 360. La tecnología hoy ya está instalada, faltan contenidos, que es la etapa que viene. Los mejores contenidos de realidad virtual los ves todos en un fin de semana. La variedad es pobre hoy en día”.
Sierra comentó que una iniciativa reciente de la comunidad local de RV agrupó a los actores del sector con el fin de ponerse en contacto: “Hoy en día hay 120 personas en el grupo y cerca de 39 (entidades), entre empresas y emprendedores. El abanico es muy grande, cubre no solo los videos sino los videojuegos, los interactivos, las experiencias”, amplió.
Su propia productora da cuenta de esta versatilidad, ya que trabaja en áreas que van desde la ficción -este año participaron de la realización del film “La Secta del Gatillo”, de José Camposano- al uso terapéutico de esta tecnología, con una experiencia para aliviar la carga de pacientes que hacen diálisis en el hospital Gutiérrez.