El Congreso Nacional de Folklore cerró a pura canción y danza

El Congreso Nacional de Folklore, que se llevó a cabo en la ciudad de Córdoba entre el jueves y ayer, culminó con números de música y danza en el Cabildo local y un baile popular detrás de la Catedral, luego de que pasaran 80 expositores por las mesas del evento.
A las 19.45 en el patio central del Cabildo cordobés apareció la “Cantata Brocheriana” con Carlos di Fulvio, la Orquestarte que dirige Eduardo Guelli, José Luis Aguirre, el Coro de Jóvenes Municipal dirigido por Gustavo Báez) y el Coro Municipal de Villa Santa Rosa del director Julio Fried.
Con una orquesta de cuerdas (violín, chelo, contrabajo y guitarras criollas), di Fulvio entonó los poemas que compuso ya hace varios años al sacerdote José Gabriel Bochero, oriundo de la localidad cordobesa de Villa Santa Rosa, y que será santificado el próximo 16 de octubre por el Papa Francisco.
Con una nutrida concurrencia, di Fulvio se hizo eco del Congreso Nacional de Folklore y homenajeó a Brochero, aunque sus recitados por momentos hicieron que la presencia del coro y de la orquesta, secundada por bombos legüeros y marimbas, pasarán a un segundo plano por no ser utilizados en todo su esplendor.
Luego de este recuerdo para con el el cura cordobés se corrieron todos los instrumentos y se dio lugar para que 10 parejas de bailarines del Ballet Municipal de Córdoba le arrebataran los aplausos a un público cercano a las 200 personas que disfrutó de los malambos, las chacareras, los chamamés y las zambas.

Clausura.
La noche la cerró la cantante Suna Rocha, una artista reconocida a nivel nacional y que en Córdoba acaba de agotar las seis presentaciones dispuestas para la semana que viene, algo que se notó en la ansiedad de la gente que esperaba verla aparecer junto a un baterista, un guitarrista y un tecladista.
A tan sólo 100 metros, en el Paseo del Fundador (detrás de la Catedral) se armó el “Zambódromo”, como lo calificaron los organizadores.
Una banda tocaba todo tipo de canciones populares secundados por una estatua de Brochero y otra del fundador de la ciudad, Jerómino Luis Cabrera, mientras que vecinos vestidos tanto con ropas tradicionales como del día a día armaban sus parejas para, pañuelos al viento, bailar en la fría noche cordobesa.
La plazoleta, de 100 por 100, estaba colmada con personas de todas las edades que disfrutaron de una noche diferente y gratuita, que duró hasta las 23, junto a varios estilos tradicionales de la música argentina.
El Congreso Nacional de Folklore contó con el acompañamiento de Radio Nacional Córdoba y Radio de Folclore y tuvo como sedes al Cabildo Histórico de la Ciudad, al Auditorio de Radio Nacional Córdoba y la Casona Municipal de la capital provincial.
El Congreso, que intenta debatir el presente y futuro del folklore del país, reunió a cerca de 80 expositores de toda Argentina en diversas charlas que trataron temáticas tan diversas como el rol de la mujer como la gastronomía dentro de la música nacional. (Télam)

Compartir