El drama de los refugiados: un joven llegó a Europa dentro de una valija

Un eritreo de 20 años logró entrar a Europa escondido dentro de una valija y llegó a cruzar la frontera entre Italia y Suiza, donde finalmente fue descubierto hoy y deportado por guardas suizos, en otro caso que desnuda la desesperación que empuja a cientos de miles de refugiados a arriesgar su vida para conseguir una nueva vida. 
El joven africano, que viajaba con otro refugiado eritreo, el encargado de llevarlo en la valija, fue descubierto a bordo de un tren procedente de la Estación Central de Milán por la Guardia de Frontera suiza en la estación de Chiasso, una localidad situada en el cantón del Tesino.
Los policías le pidieron a su compañero sus documentos y, cuando éste se negó, le ordenaron que abriera su equipaje, donde encontraron al segundo refugiado.
Ese momento fue registrado por un video, que más tarde fue difundido por el diario Il Giornale.
Las imágenes mostraron cómo el joven eritreo, que viajaba completamente doblado, salió lentamente de la pequeña valija ante la mirada incrédula de los agentes suizos.
Tanto el joven como su acompañante, que viajaban sin documentos, fueron deportados de vuelta a Italia, informó la agencia de noticias ANSA.
Según las autoridades suizas, en las últimas semanas aumentó el número de refugiados e inmigrantes que intentaron entrar al país, la mayoría de ellos con intención de seguir camino y llegar a otros países europeos, como Alemania y los países nórdicos. 
Según la Guardia de Frontera suiza, la semana pasada intentaron entrar en el país 1.044 personas sin papeles a través de la frontera italiana. 
De éstas, casi la mitad fueron deportadas a Italia siguiendo las directrices que marca la convención de Dublín, que establece que los refugiados deben tramitar la petición de asilo en el primer país europeo al que llegan, en este caso Italia y su costa sur sobre el Mar Mediterráneo. 
El caso de hoy recordó al del niño subsahariano de ocho años que una mujer marroquí de 19 años intentó hacer entrar en España metido en una valija. La mujer fue detenida en Ceuta, cuando la Guardia Civil pasó el equipaje por un scanner. 
Historias como esta se conocen todos los meses y son apenas una punta del iceberg que desnuda el drama que viven millones de ciudadanos de África, Medio Oriente y Asia, quienes desesperados por escapar de la violencia y la pobreza extrema están dispuestos a sortear todas las trabas que les impone Europa, poner en riesgo su vida y la de su familia y llegar a ese continente, donde creen les esperará una mejor vida.
Desde principio del año 2015 llegaron a las costas de Grecia e Italia, en el sur europeo, más de 1,5 millones de refugiados e inmigrantes, mientras miles perecieron en el intento. Tras un breve período de bienvenida el año pasado, los países de la Unión Europea comenzaron a cerrar sus fronteras, levantar vallas e imponer controles. (Télam)

Compartir