El Estado pampeano le pide soluciones “inmediatas” a Camuzzi

El Gobierno provincial -representado por el administrador provincial de Energía Miguel Gonzalo Marcos y el asesor letrado de la provincia, Alejandro Fabián Gigena- rechazó el plan de inversiones propuesto Camuzzi Gas Pampeana para el quinquenio 2017/2021 y reiteró su pedido al Enargas para que, en caso de que continúe sin brindar las respuestas necesarias para los pampeanos, revoque la licencia de la prestataria y le permita a la provincia hacerse cargo del servicio a través de si mismo o en asociación con cooperativas.
En la argumentación que desarrolló en la audiencia pública que tuvo lugar en Bahía Blanca este viernes, Marcos detalló que la empresa propone ampliar la capacidad de las redes existentes a través de obras que empezarían a fines de 2017 y se extenderían hasta 2021.
Esto significa que habría que esperar hasta entonces para que estén dadas las condiciones de abastecer a todos los pampeanos. Y, en ese período, sólo en viviendas sociales, el Gobierno planea construir cerca de 6000, las cuales carecerían del servicio “en algunos casos por cinco años, y sabido es el elevadísimo costo que implica para las familias beneficiarias de viviendas sociales mantener y calefaccionar las viviendas con garrafas o GLP”, explicó.
En función de esto, “el Gobierno de la provincia de La Pampa objeta en forma total y absoluta la planificación de las obras tal como esta propuesta, pues no responde -en lo más mínimo- a las necesidades reales de los pampeanos”, aseveró Marcos, quien pidió al Enargas que active los mecanismos necesarios para “su readecuación a fin de que responda a las reales necesidades descriptas”.
Tras brindar un detalle pormenorizado de la proyección de nuevas conexiones necesarias en cada departamento de la provincia y enfatizar que las obras realizadas en infraestructura fueron pagadas por el Estado o los frentistas y nunca por la empresa, el funcionario pidió que si el Ente entiende que “Camuzzi Gas Pampeana S.A. se encuentra imposibilitada de asumir y resolver los requerimientos del servicio público de gas natural para los pampeanos”, proceda a revocarle la licencia “en el ámbito de la provincia de La Pampa, y se conceda una nueva licencia al Gobierno de La Pampa a los fines que opere la distribución del servicio público que estamos tratando en jurisdicción provincial”.
A todo esto se le debe sumar un dato no menor: en la actualidad, por falta de capacidad en las redes, los usuarios que solicitaron conexiones después de 2014 tampoco pueden acceder a ellas, situación por la cual Verna ya ha reclamado a la empresa y al Enargas para que arbitre los medios necesarios para solucionarlo, sin respuesta alguna.