El éxito del primer trasplante completo de cara y un mensaje de esperanza

Patrick Hardison, servidor público. Bombero. 42 años. Ciudadano de Misisipi, Estados Unidos.
Hardison acudió en 2001 a combatir el incendio en una casa que se desmoronó con él adentro y sufrió gravísimas quemaduras en todo el cuerpo, que afectaron especialmente su cara.
Desde ese momento pasó por más de 70 intervenciones quirúrgicas y el año pasado dio el paso más grande, y el más sorprendente para la medicina: recibió un trasplante completo de cara.
Todo un desafío para el equipo de médicos y para Patrick, que lo enfrentó y ahora quiso mostrar al mundo los resultados a un año de aquellas operaciones.
_web tras3
“Mi familia y yo fuimos a Disney World en junio y pude nadar en la piscina con ellos. Es algo que no había hecho desde hace 15 años”, dijo en una conferencia de prensa en el hospital Langone Medical Center de Nueva York.
Hardison ya puede parpadear y su visión mejoró tanto que puede volver a conducir. “Soy casi un tipo normal con sus actividades normales”, aseguró contento y rodeado de su familia. Y sonrió, algo que no le es fácil dadas las operaciones recibidas pero que poco a poco va logrando.
_web tras4
Hace un año, durante la operación más extensa, trabajaron más de 100 médicos, enfermeras y auxiliares durante 26 horas.
Ahora, dice Hardison, quiere conocer a la familia del donante, el ex campeón de ciclismo BMX David Rodebaugh, quien a los 26 años murió en un accidente de tránsito.
Los médicos aseguran que el trasplante de cara “superó todas las expectativas”.