El fenómeno Bergoglio: presente en los circuitos turísticos

Circuitos turísticos que recorren semanalmente su historia, radios que transmiten su mensaje, niños que llevan su nombre y una presencia virtual que gana cada vez más adeptos en todo el mundo, prueban la vigencia del furor por el Papa Francisco a cuatro años de ser elegido al frente de la Iglesia Católica.
“Las estadísticas muestran que la emoción se mantuvo”, aseguró a Télam Soraya Chaina, gerenta de Visitas Guiadas de la Ciudad y responsable del circuito gratuito en bus, “Conocé la vida del Papa Francisco”, que ofrece los fines de semana el gobierno porteño.
El recorrido, que desde el 3 de mayo de 2013 circula por Flores, Devoto, San Nicolás, Almagro y Monserrat descubre los pasos de Jorge Mario Bergoglio: la casa donde vivió de niño, el confesionario donde recibió “el llamado de Dios” para seguir el sacerdocio, el fanatismo por San Lorenzo y su historia como arzobispo de la Ciudad.
El itinerario está plagado de detalles: lejos de la algarabía símil mundialista que despertó aquel 13 de marzo la noticia de un Papa Argentino, el mito hoy se cocina al calor del hombre que hay detrás del personaje.
“En un primer momento el circuito fue un boom, el Sumo Pontífice estaba de moda. Hoy, lo que despierta más interés en la gente es su costado popular, su contacto con la gente, con el barrio. Es su historia común de hijo de familia de inmigrantes, de una persona absolutamente común que llega a ser Papa”, explicó Daniel Vega, guía a cargo del recorrido.
Según datos del Gobierno porteño, los 10.033 turistas de distintas partes del mundo se distribuyen de forma pareja en los cuatro años que lleva el tour: el primer año fueron 3.247 y el último 2.412. Del total, 4.800 fueron locales, 430 de Europa, 2.781 de América, 38 de otras naciones del mundo y 1.984 del interior del país.
Aunque los motivos son heterogéneos: a Dominique, una francesa jubilada que desembarcó en Argentina para perfeccionar sus pasos de tango, llegó para conocer barrios menos turísticos, mientras Claudia, docente de Ramos Mejía, dijo que el recorrido le sumaba cultura general.
Y en la cronología del Papa nadie quiere perder un instante. En la Ciudad de Santa Fe se ofrece desde 2015 el circuito “El paso del Papa Francisco por la Ciudad de Santa Fe”, que recuerda la breve estadía de Jorge Bergoglio como maestrillo de Letras, Filosofía y Teología en el Colegio Inmaculada entre 1964 y 1965. En dos años el paseo convocó más de 5.000 visitantes.
“Al principio fue el boom y como toda novedad hubo una gran afluencia, luego experimentamos una baja de un 20% y después nos amesetamos”, explicó Claudia Neill, subsecretaria de Turismo de la provincia.

Fenómeno “brutal”.
Al parecer el fenómeno se desaceleró y mantuvo en todos los ámbitos. Según el Registro Civil de la ciudad de Buenos Aires en estos cuatro años el nombre Francisco pasó de ser elegido 219 veces en 2013 a 1.199 en 2014, para bajar a 493 en 2016.
En la misma línea, Vanesa Pedreira, coordinadora general de la Catedral donde desde 2012 existe un museo que luego fue rebautizado “Cardenal Jorge Mario Bergoglio” y donde se exhibe material patrimonial de la evangelización en Buenos Aires y objetos personales del Santo Padre, aseguró: “No tenemos cifras oficiales pero la cosa en la Catedral se estabilizó”.
Precisamente, Alicia Castro, periodista y directora de Radio Francisco, comentó que la emisora online que pertenece al Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) “fomenta la cultura del Papa, sus valores, la ecología”.
La programación, que incluye conductores de distintas radios, como un cura -el Padre César Scicchitano- y un corresponsal libanés, “no tiene un tinte confesional, sino que es como un homenaje, un tributo a los temas que él fomenta”, aseguró Castro.
“Francisco es brutal, tiene una figura que no para, es muy carismático y genera cosas en la gente, no sólo en los creyentes”, indicó.
Eso tal vez explique por qué la cuenta de Twitter @pontifex, en sus nueve idiomas, tiene más de 30 millones de seguidores en todo el mundo.
Según Twiplomacy, el estudio global que mide la presencia y acción de los líderes mundiales en la plataforma del pajarito, el Papa ocupa el cuarto lugar entre los 50 más influyentes de 2016 y el segundo con más seguidores de la tierra.