El FootGolf llega a Santa Rosa, mezcla de pasión y elegancia

Patear una pelota de fútbol para embocarla en un hoyo de 52 centímetros de diámetro en la menor cantidad de golpes posibles es la esencia del FootGolf, un deporte nuevo en el mundo y que desde octubre estará al alcance de todos los santarroseños.
Esta actividad, que combina la pasión y la popularidad del fútbol con la tradición y la elegancia del golf, ya es una realidad en nuestro país desde hace un par de años, y ahora asoma como una nueva oportunidad para los pampeanos que quieran practicarla de manera profesional o recreativa.
En la cancha vieja del Golf Jockey Club de Santa Rosa, las autoridades de la institución ya comenzaron con los trabajos para preparar un campo de 18 hoyos adatados a esta disciplina, que estará listo en unos meses y que esperan inaugurar en octubre con la visita de una fecha del Circuito Argentino de la especialidad, en el que juegan varios ex futbolistas profesionales, entre ellos el ex marcador central Roberto “Ratón” Ayala.
Con esta iniciativa, los directivos buscan no solo aportar una nueva actividad al cada vez más amplio abanico deportivo con el que cuenta la capital pampeana, sino también sumar una actividad que pueda atraer gente y socios al Jockey Club.
En ese contexto, ya llegaron a la institución los hoyos -que son fabricados especialmente en La Plata- y comenzaron las tareas de adaptación de la vieja cancha, que igualmente seguirá siendo utilizada para la práctica del golf, actividad principal del club.
“Es una alternativa para sumar una actividad al club y que nos puede ayudar para solventar los importantes gastos que implica mantener un campo de golf”, explicó el presidente del club, Enrique Costilla, quien se mostró esperanzado en que la iniciativa sea un éxito como en muchos lugares del país, especialmente en Buenos Aires.
“Es una actividad nueva, que no se desarrollaba en nuestra provincia (la cancha de FootGolf más cercana está en Sierra de la Ventana) y que creo que puede andar bien porque acá somos muy futboleros”, agregó Costilla, al tiempo que aseguró haberse “enganchado enseguida” cuando junto con allegados y especialistas fueron marcando la cancha mientras pateaban una pelota.
La idea del Jockey Club es inaugurar su nuevo espacio en octubre con la visita de los profesionales de Argentina (podría haber una preinauguración con valores locales), y a partir de ese puntapié comenzar a desarrollar la actividad en la ciudad, que en principio tendrá días y horarios fijados para no interponerse con los golfistas.
En ese sentido, los hoyos especiales del FootGolf (un cubo de 52 centímetros de diámetro y unos 35 de profundidad confeccionado con un material similar a la fibra de vidrio) serán colocados en las canchas y tendrán tapas, que se colocarán para cuando el campo sea utilizado para el golf tradicional.

¿Qué es el FootGolf?
“El FootGolf es un deporte que nació en Holanda en 2009. Consta en introducir un balón de fútbol en un hoyo de entre 50 y 53 centímetros de diámetro, en la menor cantidad de golpes o patadas posibles”, resume la Asociación Argentina de FootGolf (AAFG), creada en 2010 y que día a día tiene más asociados.
El creador fue el holandés Michael Janson, quien lo pensó como un formato televisivo que fue vendiendo en diferentes lugares del mundo, pero que excedió las pantallas y el carácter recreativo para transformarse en un nuevo deporte, regulado por la Federación Internacional de Footgolf (FGA), que agrupa a 35 países de los 5 continentes y que ya organizó dos Mundiales.
En nuestro país, la actividad (argentinizada como futgolf) se hizo conocida a través de un programa que se emitía en la señal de cable TyC Sports (“Esto es footgolf”) y en el que participaban futbolistas profesionales, muchos de los cuales luego lo comenzaron a jugar en forma particular.
Las reglas están basadas en las del golf, porque el objetivo, la dinámica de juego y las canchas son los mismos. El fútbol, por su parte, aporta su elemento esencial (una pelota número 5) y la destreza de los participantes para golpear ese balón con el pie. Un combo tan simple como atractivo, que tiene la particularidad de que puede ser practicado por personas de ambos sexos y de todas las condiciones físicas.

Reglas claras.
Como en el golf, se puede jugar a 9 ó 18 hoyos; las canchas tienen hoyos Par 3 (algo más de 30 metros, según el terreno y la dificultad), Par 4 y Par 5; se confeccionan tarjetas al finalizar cada hoyo; además de utilizarse la terminología propia del deporte del palo y la pelotita: birdie (jugar un hoyo en un golpe menos de su par), bogey (un golpe más del par) o águila (dos golpes menos), entre otros.
El FootGolf se juega con un mínimo de dos jugadores o en equipos, en diferentes categorías (profesionalmente se utiliza el sistema de handicap) y con algunas particularidades que tienen que ver especialmente con la conducta de los participantes (“los jugadores deberían conducirse de manera disciplinada, demostrando en todo momento cortesía y espíritu deportivo”), el equipamiento (no se pueden utilizar botines con tapones) o la manera de llevar la pelota, que “debe ser golpeada netamente con el botín y no debe ser empujada, arrastrada, pisada, empalada, cuchareada o cualquier acción que no sea un impacto neto en la misma”, entre otras reglas.

El “cosquilleo” del Ratón Ayala
“El FootGolf me devolvió ese cosquilleo interno, esas ganas de querer entrenar y superarme día a día. Se extraña el partido del domingo, por supuesto, pero lo que más extrañaba era el trabajo de la semana, la rutina de entrenamiento para mejorar y poder llegar en óptimas condiciones a la competencia. Hoy encontré eso en el FootGolf”, reveló en su momento Roberto Fabián Ayala, “El Ratón”, que disputó los Mundiales 1998, 2002 y 2006 con la Selección Argentina y que hoy es uno de los destacados del FootGolf en nuestro país y el circuito internacional.