La Copa América no termina de atraer a los estadounidenses

El fútbol, "rareza" argentina

(Nueva York/Enviado Especial) Más allá de la presencia y la actuación de Messi, que despierta la admiración de propios y extraños, el fútbol sigue sin “prender” en Estados Unidos. Los medios locales se interesan por el “10” y poco más.
El memorable triunfo de los Cavaliers ante Golden State Warriors en el séptimo juego de la NBA es tema central aún hoy en todo territorio norteamericano. Ya sea en Houston (Texas) o aquí en Nueva York, la importancia que otorga el básquetbol desborda ampliamente cualquier otra disciplina.
Los medios no escatiman elogios al gran LeBron James y ocupan toda su dimensión en mostrar hasta la llegada en vivo de los campeones en el vuelo regreso a casa en Cleveland. Ahora es el turno del Draft 2016, también con imágenes en directo de la tradicional elección de jugadores. Prueba cabal que este y otros deportes que mantienen el show con adrenalina vibrante y permanente, son y serán los preferidos en estas tierras.
La Copa América intenta acercar el fútbol a ojos ajenos, pero sólo un puñado sabe a ciencia cierta de qué se trata. La jugada inteligente -aunque reprochable- de los dirigentes de Conmebol de pasear a Messi por todas las latitudes y amplios márgenes que ofrece Estados Unidos, tiene su fin en mostrar al ídolo más cerca y así producir un vuelco entre jóvenes y potenciales hinchas.
Argentina recorrió cantidades de kilómetros bajo esa consigna: Santa Clara, Chicago, Seattle, Boston, Houston y ahora también Nueva York. Pero sólo los latinos sienten la cercanía del crack.
Los últimos periódicos apenas si reflejaron en dos párrafos que este martes jugaba su selección (histórica participación norteamericana llegando a semifinales). Con Messi se extendieron bastante más. Los orígenes, clubes en que jugó desde su llegada a Europea -sólo Barcelona-, lugar de nacimiento -Rosario- y el por qué no representa a la camiseta española en torneos internacionales. Sí, como se lee: “¿Cómo es posible que juegue para Argentina si su infancia futbolística la desarrolló en otro país?” Suena increíble.
Luego del notable último triunfo albiceleste, con el decoro de la estupenda obra de arte del heredero “10”, al día siguiente los periódicos se animaron un poco más. Incluso algunos -los menos- dedicaron tapa central a la actuación Argentina y la consiguiente derrota local.
Pero rápidamente se olvidaron de la Copa América. Horas después, los canales de televisión, incluidos los deportivos ESPN y DirecTV, no transmitieron la clasificación de Chile que venció a Colombia para llegar nuevamente a la final.
Quizás si ventarrones y tormentas hubieran pronosticado que la continuidad del juego -como finalmente sucedió en el entretiempo- estaba en duda, la espectacularidad lograba pantalla. Pero ni así.
Rarezas de una geografía que a pesar de los esfuerzos, le costará bastante priorizar nuestro fútbol. Como contrapartida, Estados Unidos no se pierde un Mundial de fútbol desde Italia 90 en adelante. Nobleza obliga, consiguió siete clasificaciones en forma consecutiva.
Hoy, en esta región de la Concacaf que abarca centro y norte de América, es tan respetado que se lo ubica a la misma altura de México. Pero resultados no es garantía de popularidad. Se sabe que lo último que se hará es abortar el intento. La insistencia es también fruto de lo estrictamente comercial. Y si de economía se trata, este país es capaz de organizar un Mundial (1994), una Copa América (actualmente), y si llega la propuesta, es posible que hasta la Copa de Europa. Nada resultaría extraño.
Fabricio Coller

Compartir