Parlamento Patagónico: Verna presentó reclamos y pidió trabajo conjunto

La necesidad de que desaparezca de la barrera comercial que impide el ingreso de carne con hueso desde la provincia al resto de la región, las críticas al gobierno nacional por su postura de hacer desaparecer los subsidios al gas en la región, la situación de los ríos y el llamado a un trabajo “integrado” entre las provincias fueron algunas las líneas salientes del discurso que el Gobernador Verna pronunció esta mañana en la apertura del Parlamento Patagónico en Santa Rosa.
Tras recordar que fue en esta misma provincia en 1996 en donde se reconoció la pertenencia de La Pampa a la región el Gobernador enfatizó que “este Parlamento siempre fue espacio del debate de los problemas patagónicos, manteniendo identidades propias de cada provincia pero sabiendo que tenemos un origen en común”, y le reconoció “liderar el proceso de consolidación regional”.
Enfatizó enseguida que el organismo “tiene el desafío de impulsar una nueva dimensión política a la región Patagónica que ayude a ir subsanando los problemas que han surgido de la implementación histórica de un modelo de país de concepción centralista” y pidió decisiones que permitan “desarrollarnos más rápidamente”.
En este marco habló de la necesidad de eliminar “los obstáculos de crecimiento e integración” para aprovechar las potencialidades “infinitas” con que cuenta la región como la “denominación de origen Patagonia” en referencia a los productos que cuentan con ese status y pidió sumarle “un trabajo conjunto entre las empresas privadas, las instituciones civiles y el Estado” para alcanzar nuevos mercados internos y también externos.
“Por eso –advirtió- no tiene sentido colocar barreras comerciales entre nuestras jurisdicciones” en referencia a la prohibición de ingreso de carne con hueso desde La Pampa al resto de la Patagonia, algo por lo que castigó al Gobierno Nacional que permite la existencia de esta “aduana interior” al tiempo que deja “introducir mercadería de otras Naciones al resto de la Patagonia”.
Cargó también contra los que defienden esa barreras en defensa de “intereses sectoriales” y más preocupados por la “opinión de la Sociedad Rural” que por los rionegrinos y neuquinos que, si se levantase la prohibición, comerían más barato y de mejor calidad.

“Subsidios al gas”.
Se metió luego con la quita de subsidios para el gas en la Patagonia que impulsa el Gobierno Nacional para llevar el valor del mismo a uno solo en todo el país cuando “no se consume el mismo volumen en Tierra del Fuego que en Santiago del Estero”, rechazó la idea de que el aumento promedio deba tomarse como una referencia válida (“en el país es de 203 por ciento, pero en la Patagonia es de 400”) y recordó que la implementación de tarifas subsidiadas fue logro de una gestión conjunta que él y otros representantes patagónicos llevaron adelante en el Senado Nacional.
Luego fue el turno de la situación hídrica. “Por decisiones unilaterales y arbitrarias de quienes están arriba en nuestros ríos, los pampeanos nos vemos postergados en la utilización y disfrute de estos recursos naturales esenciales”, aseveró y acusó que “quienes viven y construyen obras aguas arriba en la cuenca del Desagüadero Salado – Chadileuvú – Curacó violan el derecho de acceso al agua potable de nuestra gente en el oeste y han transformado los humedales en desierto”.
“Por eso –interpeló- sepan hermanos patagónicos que cuando nos escuchan reclamar por derechos irrenunciables de muchos pampeanos que quieren y merecen vivir de una manera más digna”.
Al respecto, recordó que “quienes tienen sus valles irrigados por el río Colorado pretenden que retengamos el agua salada del Curaco en inmensas áreas de sacrificio” para no salinizar el Colorado. “Por eso algunos hablan del Tapón de Alonso”, afirmó, y pidió que estas diferencias no se diriman en la Corte sino en el espacio institucional creado a tal efecto: el Comité Interjuridiccional del Río Colorado (COIRCO) que cuenta con la participación de representantes de las provincias involucradas.
“Sucede que algunos piden que no desmejoremos la calidad de agua del Colorado pero no explican por qué prohíben por ley” la disposición de trasladar agua desde el río Negro hasta el Colorado desde Buenos Aires. “Hay que mantener y mejorar la calidad del agua del Colorado, pero lo debemos hacer entre todos”, reclamó.