El gobierno adelantó lineamientos del próximo presupuesto

El gobierno elevó al Congreso los principales lineamientos de su política de ingresos y gastos para el año próximo, antes del envío definitivo del proyecto de ley de presupuesto para el 2017, que debe ser remitido antes del 15 de septiembre.
El informe que mandó la Jefatura de Gabinete a la Cámara de Diputados, detalla gastos y recursos del próximo año que, como establece la Ley de Contabilidad, en líneas generales, debe ser presentado antes del 31 de junio.
En los que se denominan “avances” del próximo presupuesto, el informe suscripto por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Economía Alfonso Prat Gay, especifica que en el próximo año se priorizará la política social “con el objetivo de avanzar hacia Pobreza Cero”.
También garantiza la continuidad de los subsidios indirectos, especialmente en materia de transporte y electricidad.
El financiamiento de los servicios de deuda para ese año estará constituido por obligaciones con organismos públicos nacionales que, en su gran mayoría, se asume tendrán los recursos necesarios y la autorización correspondiente para refinanciarlos.
Agrega que entre los principales vencimientos externos estarán el pago al Club de París, los intereses del Bono Discount, los servicios de los cuatro bonos emitidos en la colocación internacional de abril de 2016, y la cancelación del BONAR X, BONAD 2017 y el Global 2017.
Al referirse a los salarios para el sector público señala que se respetara “los niveles de gasto que se fijen en el Presupuesto Nacional, para obtener un esquema compatible con la sustentabilidad fiscal y, en el marco de dicho proceso de negociación, los criterios a aplicar estarán alineados con los principios generales del Plan de Modernización del Estado”.
En materia de obras públicas, contempla avanzar en la instrumentación del Plan Nacional del Agua, que en el período 2016-2019 busca extender las redes de cloacas y agua potable a todo el país.
También avanzará con el Plan Nacional de Transporte, que proyecta inversiones por u$s 6.250 millones, que tiene como meta equilibrar la matriz entre transporte de cargas e inversiones en materia energética para evitar que se siga importando energía para abastecer la demanda. (NA)

Compartir