El gobierno colombiano y las FARC se cruzan ahora por el choque armado del viernes

El jefe de los negociadores de gobierno de Colombia en los diálogos de paz, Humberto de la Calle, atribuyó hoy el “incidente” del viernes con un grupo de las FARC en el que había delegados de la guerrilla y en el que hubo heridos a un error de la guerrilla, que fijó “coordenadas equivocadas”, pero su par insurgente, Iván Márquez, rechazó esa versión y advirtió que el grupo estaba “con bandera blanca”.
El hecho ocurrió en Candilejas, zona rural de La Uribe, en el departamento del Meta, a donde llegó una comitiva de las FARC, en la que estaba Luis Antonio Losada, alias Carlos Antonio Lozada, miembro de la delegación de paz, para hacer “visitas técnicas” a las zonas en las que se reunirán los guerrilleros antes de dejar las armas, indicó De la Calle en una declaración.
Cuando iban a ser recogidos, el grupo “se ubicó en una zona diferente a la prevista” y en “esas circunstancias se presenta el incidente”, explicó el funcionario, que aseguró que habló con el jefe negociador de la FARC, alias Iván Márquez quien reconoció que los guerrilleros habían cometido un “error en las coordenadas”.
De la Calle señaló que se convino un “área determinada” para que, con presencia de los países garantes del proceso de paz y de funcionarios del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), “en un esquema en el que el Estado garantiza la seguridad, se proceda a efectuar el embarque o desembarco según el caso” del grupo de las FARC tal y como estipularon en La Habana.
Sin embargo, debido al “error” al fijar las coordenadas por parte del grupo de guerrilleros se presentó el “incidente”, tras el cual se comunicó con Márquez, quien le dio “su versión” y le pidió “ayuda humanitaria para atender a varias personas que, según él, habían sido heridas en el combate”.

Conversaciones.
Tras comunicar lo sucedido al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, “se dispuso un helicóptero para que esperara a los heridos en el casco urbano de La Uribe”. Los militares garantizaban el “traslado seguro de los heridos y sus acompañantes”, señaló.
La operación de rescate quedó fijada para el sábado, pero los miembros de las FARC no se presentaron a la cita, añadió De la Calle.
“Tras varias conversaciones, nuevamente quedó concluida la gestión y a la espera de los heridos, con expresiones de agradecimiento por parte de las FARC”, comentó el funcionario.

Ataque militar.
Sin embargo, el jefe insurgente Márquez atribuyó el hecho a un ataque de militares y negó que se debiera a un error de los subversivos.
“Ataque militar en Uribe fue contra unidad que acompañaba a integrantes de mecanismo tripartito de verificación que debían viajar a La Habana (sede de los diálogos de paz)”, sostuvo Márquez en su cuenta de Twitter.
Alertó que no hubo un “error” de la organización y denunció que “el ataque se produjo con la certeza (de) que las FARC se encontraban en el sitio con una bandera blanca como señalización”.
La controversia por el episodio del viernes se produce menos de un mes después de que ambas partes firmaran un acuerdo sobre el punto referido al “Fin del conflicto”, que incluye el cese bilateral y definitivo de las hostilidades.
Ese pacto, sellado en Cuba, se considera la antesala de la firma de la paz, que gobierno y FARC esperan conseguir en próximas semanas. (Télam)

Compartir