El gobierno decidió rescindir el contrato del nuevo hospital

El Poder Ejecutivo provincial decidió cancelar el compromiso con la UTE que tenía su cargo la construcción del nuevo hospital. Hoy hubo una reunión en el Ministerio de Obras Públicas pero el panorama es desalentador.
“Viene con un ritmo de trabajo bastante lento que nos genera algunos problemas. Debería estar casi en un 100 por ciento de ejecución y está en un 45 por ciento aproximadamente”, señaló el ministro de Obras Públicas de La Pampa, Julio Bargero, con relación a la obra del nuevo hospital de alta complejidad.
Eso había dicho el ministro cuando explicó en la Legislatura los alcances del Presupuesto 2016 en su área. Un mes después, el gobierno decidió rescindir el contrato con la UTE (unión transitoria de empresas) conformada por las firmas Eleprint, Iaco Construcciones y Tecma.
La UTE adujo que la demora se debió a las devaluaciones –de 2014 y de fines de 2015–, el desabastecimiento de materiales y al índice de precios, que fue suspendido en su momento.
Esta tarde hubo una reunión clave en el Ministerio de Obras Públicas junto a funcionarios de gobierno y representantes de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra). Si bien los participantes trataron de mantener el hermetismo, La Arena supo que el panorama no es muy alentador. Ahora la obra está inconclusa y el gobierno provincial deberá definir los pasos a seguir.
La construcción del nuevo centro asistencial, ubicado frente al hospital Lucio Molas, fue adjudicada el 21 de febrero de 2014 bajo el gobierno de Oscar Mario Jorge, mediante el decreto 56/14, con un monto de 335.437.233 pesos y un plazo de ejecución de 700 días corridos.
En agosto del año pasado, la UTE ya fue multada con 600.000 pesos por los retrasos injustificados en la obra. Si bien en un principio el hospital debería estar terminado el 21 de enero de este año, el gobierno de Jorge le había otorgado un plazo de 109 días, lapso que se venció el 10 de mayo.

Compartir