El gobierno evalúa vender los aviones Tango 01 y Tango 04

El gobierno nacional evalúa la posibilidad de vender el avión Tango 01, el más importante de la flota aérea presidencial, un Boeing 757-200 adquirido en 1992 por el ex presidente Carlos Menem, que cumplió más de 11 mil horas de vuelo al servicio de cinco jefes de Estado, y desprenderse también del Tango 04, inoperativo desde hace meses, dijeron hoy fuentes oficiales.
Las fuentes confirmaron que la decisión es estudiada por la Secretaría General de la Presidencia a la luz de distintos informes oficiales que determinaron que “no vale la pena” incurrir en el millonario gasto que requeriría poner a punto la aeronave que hoy se encuentra en “estado de preservación” en la primera brigada aérea, con asiento en El Palomar.
A esa situación se suma el hecho de que, según los informes suministrados por la Dirección General de Logística de la Fuerza Aérea, el Tango 01 tenía previstos tres vencimientos muy importantes para esta segunda mitad de 2016: motores; inspección C de fuselaje; y trenes de aterrizaje.
“Eso, sumado a las adaptaciones en tecnología y mejoras de performance que se le debían hacer para cubrir las necesidades presidenciales, deriva en una inversión total estimada en el orden de los 20 millones de dólares”, en una aeronave que costó por 66 millones de dólares, estimaron voceros oficiales.
Además de su excesiva capacidad -dada la decisión de reducir las comitivas que viajen al exterior- el Tango 01 tiene una autonomía de vuelo de sólo 7.222 kilómetros, con lo cual los vuelos a Europa o a Estados Unidos requieren realizar una escala o más.
Estas y otras razones técnicas y económicas motivaron la desprogramación de vuelo del avión, y habilitaron el análisis de diferentes alternativas para satisfacer las necesidades de transporte aéreo del Presidente.
La decisión gubernamental alcanza también al Tango 04, un Boeing 737-500 también de 1992, que al igual que el anterior se encuentra inoperativo desde hace varios meses, y a la espera de una resolución sobre su futuro.
Las fuentes consultadas recordaron que esa aeronave fue adquirida por Cristina Fernández de Kirchner en 2014, cuando ya tenía 21 años de uso y que fue sumada a la flota presidencial por un convenio con Aerolíneas Argentinas que “hay que revisar”. (Télam)

Compartir